El primer folk asturianu

Esta entrega del AMCA ye l’artículu más completu dedicáu al movimientu del Folk Testimoniu. Nél contestualizamos esta escena sonora de los años 70, compilamos material gráficu, dixitalizamos les grabaciones de Madreselva y Neocantes y ufrimos entrevistes recientes con protagonistes d’estes dos formaciones

A primeros de la década de los años 70 l’Estáu español encaraba la fase final del llamáu desarrollismu, un modelu económicu desenvueltu pol franquismu a lo llargo de cásique una década, que conllevó tamién cierto aperturismu nel planu social. Nesti sen, les emisores radiofóniques dexaron de tar suxetes a la normativa inflexible qu’hasta entós rexía los conteníos de la so programación, con normes como la prohibición de la música «negra, los bailables swing o cualquier otro género de composiciones cuyas letras estuvieran en idioma extranjero…». D’esta miente, principia a dexase sentir nes emisores radiofóniques l’ecu del folk revival que llegaba de los Estaos Xuníos, el movimientu que nos años 60 recuperó y anovó la escena de los y les cantautores y bandes comprometíes socio-políticamente, dándo-y salvia nuevo a la música tradicional. Nomes como los de Bob Dylan, Pete Seeger, Joan Baez, The Byrds, John Denver, Simon & Garfunkel o Peter, Paul & Mary, faense populares ente les xeneraciones moces que naguaben por fuxir del encorsetamientu musical al que les sometía’l réxime. Nel Estáu español, el reflexu de too ello foi’l surdimientu d’una serie de grupos y artistes que remociquen la música d’orixe tradicional y la canción d’autor, ente ellos, Aguaviva, Joaquín Díaz, Amancio Prada, Jarcha, Trigo Limpio o, mui especialmente, Nuestro Pequeño Mundo, formación ésta que diba tener una influyencia determinante.

N’Asturies, pervivía tovía la repercusión de les fuelgues mineres que punxeren contra la paré al réxime franquista y que fixeren, mesmamente, que se declarara l’Estáu d’Escepción (1962); la Ilesia tamién esperimentaba un procesu de tresformación, cola apaición de los llamaos ‘cures obreros‘ y una pequeña lliberalización, que se manifestaba al traviés de les parroquies -con una incidencia nel planu musical como vamos ver más alantre-, amás del resurdimientu d’organizaciones como la Juventud Obrera Católica (JOC) y la Hermandad Obrera de Acción Católica (HOAC). Na escena musical, yera’l momentu de los ‘conxuntos’ pop, con nomes destacaos como’l de Los Archiduques (con Tino Casal como cantante), Los Juniors o Los Linces; mientres que l’artista más conocíu, Víctor Manuel, travesaba un tiempu de problemes cola censura, al empar que publicaba un trabayu discográficu tituláu Verde, dedicáu a la música tradicional asturiana, que nun tuvo muncha repercusión a nivel estatal pero que diba a sentar les bases de la nueva música asturiana que taba por venir unos años depués (Nuevu Canciu Astur).

«Nel comienzu de la década de los 70 diba surdir una pequeña escena de grupos que siguíen la estela del folk revival norteamericanu, y que diben ser pioneros n’afrontar la reellaboración de la tradición musical asturiana dende una óptica nueva»

Nesti contestu socio-político-musical, nel comienzu de la década de los 70 diba surdir una pequeña escena de grupos que siguíen la estela del folk revival norteamericanu, y que diben ser pioneros n’afrontar la reellaboración de la tradición musical asturiana dende una óptica nueva. A esti movimientu acabaría etiquetándoselu como Folk Testimoniu, nel que s’axuntaríen una serie de formaciones con unos mesmos parámetros sonoros, especialmente nel aspectu instrumental y vocal. En toes elles apaez como denominador común l’emplegu de les cuerdes (guitarra acústica y española fundamentalmente, anque tamién dalguna incluyía banjo) como base pa los arreglos de les pieces, la presencia de contabaxu como elementu rítmicu, una percusión cásique simbólica (pandereta y en dalgún casu panderu), y l’harmonización de distintes voces. En cuantes al repertoriu, nutríase de temes tradicionales del país (nengún instrumental y ensin procuru llingüísticu) y tamién foranos, versiones de cantares d’otros grupos y artistes (fundamentalmente norteamericanos) y composiciones propies, estes últimes con una temática que buscaba reflexar lo cotidiano, les esmoliciones de la xente corriente nel día a día, dexando testimoniu -d’ehí’l nome- de too ello. Esta escena diba tener como momentu cimeru la celebración n’Avilés del I Festival Provincial de Música Folk nel añu 1971, un concursu al que se presentaron siete bandes, tres d’elles provenientes d’Uviéu: Nombres, Mate y Experimento; dos de Xixón: Testimonio y Viejo Folk; y otres dos d’Avilés: Neocantes y Madreselva. Amás d’elles, hai constancia d’otra afincada en Les Arriondes nomada Nueva Juventud, pero que nun llegaría a participar nesti eventu.

D’ente toes quien diben llograr dalguna sonadía seríen les dos avilesines. Neocantes fúndase en 1970 na parroquia de San Nicolás, presentándose na Casa de la Cultura de la so ciudá; ellos mesmos calificábense como’l «primer grupo folk asturiano», añadiendo axetivos como «testimonial y comprometido». Publicaríen un single con dos temes del que sería’l so únicu discu grabáu (LP) de títulu homónimu (1973), de los once cortes que contién cuatro son cantares tradicionales asturianos y el restu tienen orixe castellanu, vascu, francés o americanu. Un casu aparte ye’l de Madreselva, surdíos tamién nel añu 1970 na parroquia de Miranda afalaos pol sacerdote somedán José Manuel Feito. El so conocimientu fondu de la cultura y la música tradicional del país marcó’l calter de la banda, posibilitando una mayor presencia d’ella nel repertoriu que manexaben. Nos sos años de vida tuvieron mui activos, dando bien de conciertos y apaeciendo davezu nos medios de comunicación. En 1973 diben asoleyar un LP homónimu col subtítulu significativu de Folk Asturiano, nél inclúinse trece temes tradicionales asturianos recoyíos de cancioneros como’l de Torner o Maya y Rodríguez Lavandera, amás del trabayu de campu del propiu Feito. Otra manera, tamién publicaron un par de singles, ún con cuatro de los cortes d’esti discu y otru tituláu Navidad en el valle (1973), con tres villancicos: dos inspiraos en melodíes tradicionales y otru de composición propia con lletra en bron («Arronquexan los xagós»), el falaxe gremial de los caldereros de Miranda.

Esti intentu primerizu d’anovación de la tradición musical del país con parámetros contemporáneos llegó nun momentu de cambios fonderos na sociedá asturiana -políticos, culturales y económicos-, lo que fixo del Folk Testimoniu un movimientu efímeru y pasaxeru, nun teniendo posteriormente una relevancia significativa, más allá de la influyencia en dalgún qu’otru nome concretu de la escena llariega (Vox Populi o Nuberu, por exemplu). Sicasí, nun ta de más facer alcordanza d’aquel proyectu tímidu que nun tiempu d’incertidume apostó por da-y puxu nuevu al nuestru patrimoniu sonoru.

// MADRESELVA: GRABACIONES, ENTREVISTA Y SEMEYES //

Calca na portada pa sentir el primer LP de Madreselva

// NEOCANTES: GRABACIONES, ENTREVISTA Y SEMEYES //

Calca na portada pa sentir el primer LP de Neocantes

Dexa un comentariu

X