La Banda Sonora de Marta Elola

Marta Elola (La Pesa de Pría, 1975) ye cantante y panderetera. Lleva venceyada a la música tradicional dende bien moza, compartiendo proyectos con músicos como Xuacu Amieva y como cantante de la estinta formación Brenga Astur. Anguaño ye la directora del colectivu de música tradicional Muyeres, amás de ser toa un referente de la cultura de raigañu nel oriente’l país; razón pola que recientemente llevó les distinciones Muyer Rural del Oriente 2022 y Premiu Alcuentros 2023.

Con ella siguimos cola estaya “La Banda Sonora De…“, una serie d’entrevistes de personalidá acompañaes d’una playlist de Spotify na que cada persona entrevistada escueye los 20 cantares que más-y presten.

Sienti la playlist La Banda Sonora de Marta Elola

Un discu qu’enxamás canses de sentir.

E difícil porque tengo munchos, como nun puedo quedame con unu voi poner tres: 

  • Karelia Visa d’Hedningarna, porque cuando sentí per primer vez esta forma d’interpretar la música de raigañu que nun pue definise ni como música nórdica tradicional, ni ye techno, ni ye rave, ni folk, pero que e tou ello, ehí quedé atrapada. 
  • Tiempo de Cerezas de Víctor Manuel porque foi unu de los mis primeros conciertos en vivu, yo yera una guah.a y nun se les veces que lu pudi sentir. 
  • The world of Handel que sería’l discu que llevaría a una isla desierta.
Si tuvieres que formar parte d’otru proyectu musical, ¿cuál sería?

Cualquiera que sirviera pa entretener y facer feliz a la xente y nel que yo tuviera a gustu. Esto paez que nun diz nada pero e la verdá: gustami la música, encuéntrome bien nella y gústanmi los retos y deprender. Cuanto más diferente a lo que faigo, meyor. Otra cosa e que se mi diera bien. 

De los cantares que compusisti o interpretes, ¿cuál ye’l to preferíu?

De los qu’interpreto “La Revólver” o “Delgadina” y de los que compusi “La llingüa de los amantes”.  

«Tamos nun país que reduz cada vez más les hores lectives dedicaes a la música y d’esta manera la ta convirtiéndose nuna cosa recluida esclusivamente al aspectu del ociu»

¿Cuándo foi la primer vez que xubisti a un escenariu y que pasó enantes, durante y depués?

Interpretando música clásica, tendría 14 años y foi en La Pola Siero, nel teatru. Cola música folk foi nel 93 con Xuacu Amieva. Da igual el tiempu que pase: enantes siempre quiero escapar y dempués quedo como si m’atropellara un camión. Nun soi quien a rebaxar la intensidá. 

¿Qué ye lo más inxusto de ser artista?

Pa mi, y más siendo muyer, o polo menos asina lo siento, e que siempre tienes que tar xustificando la profesionalidá. Per otru llau munches veces lo que se premia non e el talentu sinón lo bien conectáu qu’unu tea. 

Si fueres Conseyera de Cultura, ¿qué son les primeres coses que fadríes?

Pa mí lo qu’hai que facer, lo primeru, e da-y a la música la dignidá que merez y eso solu se consigue a traviés del estudiu y el conocimientu. Tamos nun país que reduz cada vez más les hores lectives dedicaes a esta materia y d’esta manera la música ta convirtiéndose nuna cosa recluida esclusivamente al aspectu del ociu. Pa esto la Conseyeria de Cultura quedásemi corta; esto ya pa Ministra. Si tengo que quedame cola Conseyeria pidiría espacios dignos pa tocar, que la xente tuviera un accesu real a ella (non namás los que viven nel centru d’Asturies) y que los medios de comunicación la trataran con respetu. 

«Cuando descubrí la música tradicional yá nun pudi escapar d’ella»

Enantes de ser artista de la música asturiana, de xuru que sentisti o visti en directo a más compañeros y compañeres d’esta escena. ¿Quién te marcó y t’animó a xubir al barcu de facer música n’asturianu?

Bueno yo ablucaba viendo a Llan de Cubel, creo que como toos, y respigaba al sentir “Rigu Esva”. Pero la suerte mía foi topame con Xuacu Amieva y cuasi a la vez con Maribel López Parrondo que m’animó a unime a Muyeres, a mi, que solu tenía una educación clásica y nun sabía nada de música tradicional, más allá de lo que sentía en Llanes. Siempre pensé que’l mundu acababa ehí y cuando descubrí la música tradicional yá nun pudi escapar d’ella. 

Yá conocemos les tos recomendaciones y influencies… agora toca que te confieses: ¿cuál ye esi cantar o esi grupu qu’escuches culposamente “na intimidá”?

A ver, la música e música, culpa nenguna. Pero por exemplu a mi encántame Juan Luis Guerra, seles toes. 

¿A qué personaxe públicu convidaríes a un conciertu tuyu, a pasar llueu pel backstage y pa qué?

A Silvio Rodriguez pa deci-y que lu escucho dende pequeña y que me pue dexar d’heredera universal que-y lo canto yo tou y si pa con él vien el Robe, tamién, que-y diría que les sos lletres salváronme munches veces la vida, qu’anque nun me conoz facíales pa mi. Vamos, que vinieran a falar conmigo…cantar ya sería demasiáu. 

Yá qu’escoyisti la to “Banda Sonora Vital”, vamos rematar con una Banda Sonora Orixinal. ¿De qué llibru n’asturianu te prestaría qu’hubiere una película a la qu’amás pongas-y tú la BSO?

D’En llucha incierta de John Steinbeck (tornáu al asturianu por Daniel García Granda). Imaxínome en güelga, dando voces y morriendo pola causa, y seríen canciones roxes, con lletres mui coloraes y mui radicales. Tou mui épicu.

Asina fala Marta Elola de los cantares qu’escoyó pa la so playlist

Media Vuelta d’El Bidulare. Tuenda. Quedómi’l CD trabáu nel coche un añu nesta canción. Non lu podía sacar y nun podía escuchar otra cosa. Al final decidí que diba ser una de les mios canciones favorites. O eso, o suicidio. 

So Vaqueiru. Nuberu. Namás siento esos teclaos mi da un brincu l’estómagu y tengo que poneme a cantar. Veóme nesi 2cv. 

Cantar del home solu. Anabel Santiago. Pa mí foi una forma d’amestar ritmu, canción y paisanaxe qu’agora yá tamos cansaos d’escuchar pero que cuando lo fizo Anabel foi guapísimu.  

La Danza. Dixebra. Éntrami un asturianismu que mi da ganes de matar a dalgunu, sobretou a los que m’insulten por insultar a la mi cultura. 

Llonxana. Llan de Cubel. Yo quería muchu a Pablo Ardisana y e el día de güei que lloro sintiendo esta canción. Como él decía: “tou lo que no e amor e mercancía”. Esta poesía y esta música son amor. 

La Gaita. Corquiéu. Nun sé qué tien esti cantar que tantu m’emociona. Supongo que siento eso que siente la gaita cuando toca. Cuando yo canto desgárrome tamién. Y esa voz…buf. 

Canteros. Felpeyu. El padre de mio güelu nació en La Riera, so padre viniera a facer Cuadonga d’un pueblin de San Sebastián. D’ehí venimos nós “duros como cuetos y col corazón de calizu”. Esta canción e mi güelu. 

Onde la nublina posa. Mariluz Cristóbal Caunedo. Esa que decía “nun mi gusta la tonada”, yera yo. Y ehí taba Mariluz pa demostrar lo equivocada que taba. Esi semitono en menores atraviésame. 

TUTU07. Sergio Rodriguez. Esta canción dio muchísimos viaxes conmigo de Pria a Uviéu porque’l guah.e miu la pidía una y otra vez. Quien escuche esto y nun agarre pel brazu a otru pa echase a danzar e que non e persona, e una holografía. 

Muyeres. Ramón Prada. Creo qu’esti e un discu redondu que, por cuestiones que nun soi quien a entender, nun conoz casi naide porque nun tuvo difusión. Equí tenía que tocar Igor Medio y cuando entamamos ya nun taba.  

Soy un corazón tendido al Sol. Víctor Manuel. Pa mi reflexa la sinceridá que tien que tener l’artista pa col públicu y, a la par, la vulnerabilidá que se siente cuando te das enteru a la xente. E una canción valiente y desmitificadora. 

Quien fuera. Silvio Rodríguez. E un cantar redondu, pa mi perfectu. ¿Quién fuera anque seya un pocu de tou lo qu’esa canción cuenta? 

Salir. Extremoduro. Yá son munches pérdides les qu’unu lleva encima y cada vez cuesta más llegar al día siguiente. Robe tenía que tener yá un premiu Nobel de lliteratura, porque nun tien vergoña nenguna a amestar cualquier llinguaxe; lo importante e que ti llegue. 

Ombra mai fu. Handel. Na versión de Franco Fagioli. E esa canción de despidida y aceptación que sirve pa echar fuera tolos demonios. 

Räven. Hedningarna. Un cantar que sirve p’acompañar al que naz y al que muerre. Esa forma d’usar los xemíos e mantra, esa instrumentación, esos tonos menores…too oscuridá. 

Alalá da noite. Berrogüeto. Escoyí esti cantar pero encántame tol CD y la invitación que fai a reflexonar sobre la humanidá y l’universu,pero siempre de forma optimista.

The Robin’ Heilandman. The Tannahill Weavers. Cuando los vi en directo había como 1000 años sobre’l tabláu. Yera un teatru y a los tres minutos o cuatro d’entamar el conciertu yá nun había nadie sentáu.

I Will Wait. Mumford &Sons. Lo únicu malu d’esti discu, Babel, e que puedes facer un Llanes-Uviéu en 45 minutos. Vamos, tas en peligru de muerte depende d’onde lu escuches.  

Milin Turki. Erik Marchand. Puesta en bucle son los 18 Loriants de mio vida y tolo qu’ellí viví mientres me decía “esto nun lo pueo cuntar en Pría porque nun mi lo creen”.

A única señora. SES. Val que como muchu esti cantar tien cuatro años, pero’l primer día que la sentí yá tuvi un enamoramientu con esta muyer, cola so fuerza y el so mensaxe. Nun quiero cantar como SES, quiero ser ella… nun la convido al backstage d’enantes porque-y diría “quiérote y ódiote, porque yeres un radical llibre, y envídiote a morrer”.

Dexa un comentariu

X