Carlos Rubiera «30 Asturianaes»: La carrera del corredor de fondu

Reconózolo, nun puedo ser imparcial… y ello porque la figura d’esti xixonés de Caldones remíteme a los mios años mozos, aquellos nos que descubrí un país, una llingua y una xente que yera la mía. ¿Señardá? Daqué d’ello hai, pero tamién presente porque sigue acompañándome y futuru porque yá forma parte del corpus central de la música asturiana y va siguir tando ehí pa les xeneraciones que vengan.

Carlos Rubiera ye fundamental pa entender l’aniciu y desarrollu de la nuestra música contemporánea. Utilizo esi términu nel so aspectu más lliteral y etimolóxicu, porque ensin artistes como él nun puede esplicase cómo surdió una manera nueva y orixinal d’entender eso a lo que llamamos ‘música d’espresión asturiana’ -aquella que por tradición y/o idioma ye merecedora d’esi axetivu-. Escomienza nesta faceta (tien otres como la d’escritor, profesor,  estudiosu de la cultura asturiana o políticu) de bien mozu, cuando con diecisiete primaveres deprende a tocar la guitarra, unos añinos más tarde anímase a componer y conviértese nel autor del cantar tituláu «Al mio primu» (1974), una pieza a la que podríemos considerar fundacional de lo que depués diba conocese como Nuevu Canciu Astur. El bautizu de fueu lléga-y en 1975, nunes xornaes celebraes na desapaecida Panerona del Pueblu d’Asturies (Xixón) dedicaes a la fornada nueva de cantantes que daquella surdieren n’Asturies. Ún de los participantes nesti alcuentru, Xulio Ramos, céde-y parte del tiempu d’actuación pa qu’interprete delles de les sos canciones, que nun pasaron desapercibíes pal públicu asistente. Yera un tiempu onde l’asociación Conceyu Bable (de la qu’él foi miembru dende cásique’l primer momentu) trabayaba pa facer de la llingua asturiana una ferramienta válida y versátil pa les necesidaes comunicatives de la sociedá, tamién pa la música. Díes d’esperanza y enfotu, pero tamién de torgues -toes- pa desenvolver una xera musical nuna tierra como ésta, ensin prácticamente nenguna infraestructura pa ello. Pero nun hai pilancu grande si la voluntá ye mayor, asina que tresforma’l llagar de la casa familiar nel llugar de Garbelles (Caldones) nun improvisáu «estudiu de grabación», ellí diba rexistrar el so primer discu en 1976, un cenciellu con dos cantares, editáu por C. B., que ye’l primeru que se graba dafechu n’Asturies depués de la muerte del dictador. Darréu d’ello céntrase no que va ser el so primer elepé, que diba llevar por títulu Pasín a pasu (1981), cola recién creada Sociedad Fonográfica Asturiana. Nél yá se pueden apreciar les dos vertientes del so trabayu como músicu, con una Cara A centrada na adaptación de temes tradicionales -foi ún de los responsables del redescubrimientu del Cancionero Musical de la Lírica Popular Asturiana de Torner- y una Cara B con pieces compuestes por él.

A partir d’entós entama una carrera sólida y granible con bien de discos y, sobre manera, canciones a les que va dando forma como si d’un artesanu de los soníos se tratara. Surden asina «La nueche de los almendros», «Les campanes nel alba», «Sapu xigante», «L’entamu la risa», «Sardinera de Xixón», «Llorándo-y al Rhin»… por poner namás una escoyeta pequeña de les míes, pero caún y caúna tendrá les suyes. Y sí, tamién «La capitana», esi deséu fechu realidá que tou creador musical quixere poder llegar a esperimentar; un procesu pol que determinada composición dexa de ser del propiu autor pa convertise en parte de la memoria colectiva del pueblu. Esto ye xustamente lo que pasó con esta habanera, que bien d’asturianos y asturianes entonen ensin ser conscientes del so orixe y piensen qu’ésti piérdese na borrina del tiempu porque creen que ye un cantar tradicional.

A partir de la publicación del discu Viaxe al silenciu (2011), depués d’una preparación vocal, adiéntrase nel mundu de l’asturianada na so versión más clasicista. Aquella que nos primeros años del sieglu XX tresforma un estilu popular dafechu como la tonada nun xéneru cultu, y que fai de los nuestros cantarinos verdaderos lieder. Ye’l momentu en que compositores como Rufino González-Nuevo, Anselmo del Valle, Baldomero Fernández o’l propiu Torner, xunto a cantadores como La Busdonga, Los Cuatro Ases, Quin El Pescador o   El Maragatu lleven al nuestru cantu nacional a una Edá d’Oru y les sos creaciones úpense a la categoría de clásicos. Estudia, investiga y somórguiase nesti mundu dende’l respetu y la honestidá, conociendo’l tesoru col que ta trabayando. Frutu d’esti llabor ye la triloxía Asturianaes, que se zarra agora con un trabayu trescaláu pola elegancia y onde lo popular algama cumales de calidá como en poques ocasiones.

Hai cuantayá que’l nuestru protagonista yá nun ye aquel mozu esgarbáu qu’empuñaba una guitarra y entonaba estribillos de llucha y reflexón, agora endolca les sos canciones coles tecles del pianu y una voz que sal de más adientro, pero l’enfotu sigue siendo’l mesmu. La so trayectoria foi como la d’un corredor de fondu sabedor de que la carrera va ser llarga y tien qu’alministrar bien les sos fuercies, nuna «pista» amás enllena de dificultaes como l’Asturies que-y tocó vivir onde taba too por facer. Ye hora de mostrá-y el nuestru agradecimientu a persones/artistes como él porque gracies al so llabor tamos más cerca de la meta. Si los catalanes tienen a Lluis Llach, los vascos a Mikel Laboa, los bretones a Glenmor, los corsos a Petru Guelfucci, los galeses a Dafydd Iwan, los gallegos a Benedicto, los sardos a Andrea Parodi, los occitanos a Marti… nós tenemos a Carlos Rubiera.

XUNE ELIPE. Artículu publicáu orixinalmente nel Anuariu de la Música Asturiana 2020

Discos de Carlos Rubiera a la venta na tienda


Dexa un comentariu

X