«Nun esisten fronteres cuando se ta falando de creación»

Dempués d’asoleyar el so últimu trabayu, V.O.S., nel pasáu mes de febreru y d’entamar a mover el proyeutu pelos escenarios del país, entrevistamos al dúu formáu por Leti Baselgas y Rubén Bada, L-R, col enfotu de conocer meyor la so manera de llevantar los proyeutos, la conceptualización qu’hai per detrás, cómo ye’l so procesu creativu y delles cuestiones venceyaes al oficiu de la música.

¿Qué elementos componen la vuestra versión de la música tradicional asturiana? ¿A qué suena’l vuestru llugar?

Rubén: Podemos resumilo en cuatro pallabres: pasión, amor, respetu y futuru. El nuestru llugar quier sonar, primeramente, n’asturianu; quier sonar a xusticia y tamién quier sonar a pluralidá.

Leti: Sí, cuando decimos qu’esti proyectu ye un actu d’amor, decímoslo con toles lletres. El nuestru llar somos nós mesmxs: persones que viven y sienten; que son parte d’una comunidá que tien un sintir cultural y social con unes característiques úniques. Somos parte d’un sititu con un patrimoniu cultural riquísimu, una llingua común y que, entendemos, debiera tener una visión de futuru comprometida tamién col territoriu. Asina, pa min, el mio sitiu tamién suena a compromisu y resistencia.

«Somos parte d’un sitiu con un patrimoniu cultural riquísimu, una llingua común y que debiera tener una visión de futuru comprometida col territoriu»

¿Esisten los llímites na tresformación de la tradición nun xéneru como’l post-folk?

Rubén: Non, nun hai llendes más allá de la propia necesidá d’espresión artística -o del tipu que seya- de la xente que trabayamos col folclor. La música tradicional asturiana tenía unes llendes bien definíes nel pasáu, pero toes elles taben siempres nun desafíu constante. A pesar de la obstinación qu’hebo hestóricamente pa según qué avances, el pueblu siempres tuvo receptivu y abiertu a les anovaciones y modes que-yos prestaben. Siguiendo esi espíritu, y más allá de cualesquier etiqueta que podamos poner, préstanos pensar que la xente que trabayamos na reintrepretacion-reellaboración de la música tradicional siguimos nesa llinia evolutiva de dalgo que consideramos ta vivo y que, poro, nun tien llende nenguna. Prestaríamos ver ónde va tar la cosa dientro cien años [rises].

Leti: Toi d’alcuerdu, nun esisten fronteres cuando se ta falando de creación. Apelamos claramente a la llibertá creadora como condición esencial del desendolcar cultural de los pueblos; fechu que tuvo, ta y tará presente nos nuestros valores. Esto ye esencial pa nós. Nun podemos llimitanos a cuestiones que, siendo herencies del pasáu, insisten en delimitar qué somos, qué ye la nuesa memoria, qué ye lo que tenemos que facer o qué ye lo que representa la nuesa espresión como “pueblu”. En definitiva, si entendemos que la “tradición” ye’l patrimoniu común, tenemos qu’entendela como una entidá que nunca nun debió tener marcos definíos, poro, nun podemos reducila ortodoxamente a pura representación o capitalización de determinaes formes, modelos, actitudes, formes de faer…

«La música asturiana tenía unes llendes bien definíes nel pasáu, pero toes elles taben siempres nun desafíu constante»

La mayoría de los vuestros cantares caltienen, si non la estructura, polo menos el ritmu de la música pal baille. ¿Ye esa una llende importante que caltener pa vós?

Rubén: N’esti grupu siempre tuvimos claro que la reconciliación ente la música y el baille tradicional asturianos yeren la gran asignatura pendiente nel nuestru contestu. Toles manifestaciones artísitiques que nun seyan abstractes van tar condicionaes por una forma que nel nuestro casu vien dada poles estructures del baille tradicional que, al mesmu tiempu, tán marcaes tamién pola propia corporalidá del baille en comunidá.

Leti: Introducir la corporalidá como exe fundamental foi un pasu importante. Esplícome: Si bien xugamos cola idega de “deconstruir” determinaes formes o elementos “impuestos o autoimpuestos”, pa nós ye importante caltener l’equilibriu ente la sonoridá y la so espresión-representación corporalizada. Equí, cincamos siempre nuna idega esencial que ye: escucha-siente-bailla, pero ensin torgues. Too esto va más allá de cuestionanos si eso ye la “verdadera representación d’eso que llamamos tradición”. ¡Que la xente baille como-y pete! Quién sabe, igual podemos repensanos dende ehí: dende’l cuerpu como potencia creadora y espaciu espresivu de co-pertencia col mundiu, cola comunidá, con una mesma…. quiciabes alcontremos nueves formes de creación coleutiva mirándonos dende esi llugar heteroxeneu.

Lleváis tiempu reivindicando’l papel de les creadores na música tradicional, munches vegaes ocultu nel anonimatu. ¿Cómo convive la memoria coleutiva cola individualidá y los nomes propios?

Rubén: Como tantes otres coses, hai una serie de discusiones que n’otres partes d’Europa lleven superaes décades pero que n’Asturies tamos entamando a abordar anguaño. Dientro de lo qu’engloba’l términu “tradicional” tenemos unes pieces que realmente tienen un compositor anónimu o son productu de la creación colectiva del pueblu y la so tresformación a lo llargo del tiempu, pero tamién tenemos otres pieces que sabemos que tán compuestes por determinaes persones a les que de forma sistemática se-yos niega’l reconocimientu que nós pensamos que merecen. Casualmente o non, les grandes tresmisores d’esti patrimoniu son muyeres y, a lo meyor, tendríemos que poner el focu en cómo se representa la figura d’eses muyeres; especialmente nel mundu de la cultura tradicional y nos símbolos que describen lo que tien y debe ser “la Tradición” con mayúscules.

Leti: Abúltame complexo falar de memoria coleutiva en singular, creo que deberíamos falar de “memories” en plural con axentes que conviven en comunidaes. Entrugase pola memoria coleutiva ye entrugase pola propia configuración de les esferes públiques, de los xuegos de poder/saber qu’organicen les nuestres creencies de lo que somos o dexamos de ser. Apelar a los nomes propios ye un exerciciu de resistencia y empoderamientu -como diz Rubén, sobre manera pa la muyer y la so imaxe dientro de la cultura tradicional-. Pa min ye un “melón” del que podría falar pa llargo. Namás digo que nós, como muyeres catalizadores d’esa “voz ensin nome” que nos vendió la supuesta “tradición”, tenemos que garrar puxu, atrevenos a contar la nuestra hestoria y dexar de ser dafechu o bien “indíxenes” que capitalizar o bien “herederes de la voz de l’Arcadia”.

«Nós, como muyeres catalizadores d’esa “voz ensin nome” tenemos que garrar puxu, atrevenos a contar la nuestra hestoria»

¿Cuánto tien d’artesanía el vuestru procesu de composición y grabación? ¿Ye la autoedición un valor añadíu al producto final amás d’una consecuencia de la precariedá?

Rubén: Igual sí se puede considerar que ye un procesu artesanal como dalgo opuesto al sistema de trabayu en cadena que se da en delles músiques comerciales. Nun sabemos si tien un valor añadíu o non porque al públicu seguramente nun-y importe cómo tea fecho más allá del resultáu final. Lo que sí que ye importante pa nós ye tener control total so la parte artística y discursiva d’esti proyectu. Vamos, que lo que queremos ye poder facer lo que nos dea pola gana. L’autoedición permítenos poder desendolcar esta filosofía. La industria musical lleva xenerando precariedá bien d’años y el “failo-tu-mesmu” tomámoslo como una forma de resistencia o superviviencia.

Leti: Yo voi citar a Lévi-Strauss en El Pensamiento Salvaje: «El arte se inserta, a mitad de camino, entre el conocimiento científico y el pensamiento mítico o mágico; pues todo el mundo sabe que el artista a la vez tiene algo de sabio y de bricoleur: con medios artesanales, confecciona un objeto material que es al mismo tiempo objeto de conocimiento». Sí, pa min ye importante mantener esa filosofía punk. Préstame trabayar cola mio propia imaxe o narrativa. Siéntome creativamente llibre na autoedición. Tamién, en rellación a la precariedá, apelo a la necesidá de xenerar una “conciencia creativa coleutiva” que venceye a los y les músiques d’Asturies… Que la xente conociera la nuesa realidá -sobremanera lo difícil que ye movese dientro’l mercáu/industria musical d’anguaño- abriría les puertes, nun solo a que la sociedá tuviere más conocencia del sector, sinón que tamién animaría a xenerar texíu cultural, profesionalización y respetu pol trabayador/a cultural.

«Apelo a la necesidá de xenerar una “conciencia creativa coleutiva” que venceye a los y les músiques d’Asturies… Que la xente conociera la nuestra realidá abriría les puertes nun solo a que la sociedá tuviere más conocencia del sector, sinón que tamién animaría a xenerar texíu cultural, profesionalización y respetu pol trabayador/a cultural»

Daqué venceyao a la precariedá ye tamién el multiempléu. Vós tenéis a L-R, pero tamién tenéis Calea; Rubén, tú xires con Rodrigo Cuevas y toques con otres formaciones; Leticia, tú formes parte de Breizh-Asturies Project y tamién tas entamando un proyectu en solitariu… ¿Cómo xestionáis esta pluriactividá? ¿Cómo inflúi y se retroalimenta cada proyectu?

Rubén: La realidá d´un mundu precariu como ye, nel nuestru casu, la música, pero en xeneral cualesquier actividá venceyada a la cultura o l’arte ye que ye mui difícil sobrevivir namás que d’un proyectu. Igual la xente se soprende de cómo se ganen la vida munchos de los artistes que sienten pela radio. Nós tenemos la suerte de poder vivir de la nuestra música anque munches veces puede ser agotador o mui complicao cuadrar tolos proyectos. Evidentemente la parte bona ye que’l tar trabayando con tantos proyectos distintos y con estétiques tan variaes arriquez munchísimo la parte artística y l’alma d’ún.

Leti: Opino lo mesmo que Rubén, pero tamién reitero la idega que vos cuntaba enriba: nun lo hai más guapo que compartir y dialogar al traviés de la música, pero a veces faese difícil conciliar vida llaboral, vida familiar, vida de grupu… Per otru llau, siempre hai una retroalimentación. Al final somos dos persones con formes mui concretes de facer. Entós, irremediablemente, la nuestra personalidá viaxa con nós. Nel mio casu col BAP, revisamos temes de L-R y pa min ye maraviyoso poder facer versiones distintes de cantares como “Si quies baxar” o la “Rumba d’Il Curralín”; garren otra dimensión mui distinta y abúltame super interesante esperimentalo en primera persona casi como si fuera una bilocación barroca [rises].

La propuesta de V.O.S. son los subtítulos musicales que-y dan nome, ¿foi esti conceutu l’orixe de la música que lu completa o, d’otra manera, el filu conductor que-y dio forma?

Rubén: En realidá ye un poco de too. Entamamos col conceutu “v.o.s.” y dende ehí intentamos desendolcar un discursu coherente cola idega inicial. Sorprendentemente, esti conceutu abriónos munches estayes y amplió la nuestra visión.

Leti: Sí, dímonos cuenta que’l xuegu N.O.S. V.O.S. col que trabayaba Rubén respondía a casi toles entrugues que llevábemos faciéndonos años. A la postre, entendímonos como axentes que miraben yá con otros güeyos aquella dicotomía tradición-modernidá que nos vendíen y, tamién, la rellación de la música que facemos con nós mesmos ya colos/es demás que la sienten. Al final quédome cola mesma idega cola que ñació V.O.S.: «La música de los pueblos nunca vei ser nin orixinal nin inamovible porque siempre va ser tresmitida como versión». Nós, namás llevamos ochos años poniendo sotítulos a la “narrativa de lo tradi”… Creyemos qu’agora ye’l momentu que cada cual ponga los suyos propios.

«La industria musical lleva xenerando precariedá bien d’años y el “failo-tu-mesmu” tomámoslo como una forma de resistencia o superviviencia»

Esti últimu discu tien delles collaboraciones con artistes de dientro y fuera’l país. ¿Cómo xurdieron? ¿En qué cambia’l procesu creativu cuando aporta un puntu de vista nuevu que nun participa davezu del vuestru llinguax como dúu?

Rubén: Préstanos arrodianos d’amigxs pa que nos echen gabitos nos momentos nos que queremos llegar a sitios a los que nun podemos llegar nós solos. Tenemos la suerte de trabayar y de tener cerca a grandes profesionales como Rodrigo Cuevas, los Hermanos Cubero, Eva Tejedor, Juanjo Díaz, N’Diaz, Manuel Quintana, Mapi Quintana, Silvia Quesada o Eladio Díaz. El procesu creativu nun cambia, d’una forma natural un arreglu pide dalgo y, por suerte, tenemos a toos estos artistazos cerca pa poder facer realidá les nuestres idees.

Leti: La música ye diálogu; esto ye, que si dalgo ye importante pa cualesquier pesona que faiga música ye l’inmensu placer que supón compartir esi sentir y falar cada ún/una dende la so voz. Xenerar esa esperiencia colectiva ye propiamente un actu d’amor.

“Penosina ya La Güestia (romance)” ye l’únicu cantar ensin un ritmu aparentemente baillable nel que les protagonistes son la voz narrativa y la electrónica, ¿qué papel xuega nel discu? ¿Y nel direutu?

Rubén: Como ya pasara nel discu anterior cola “Siega de Trabáu” paez que nos presta meter un tema que nun seya pal baille anque seya pa llevanos la contraria a nós mesmos y a la nuestra idega inicial. Esti romance representa un gran pasu alantre nel papel de Leti como escritora y qu’abre una llinia nueva nel soníu de L-R. Agora mesmo ye un cantar fundamental nos directos del grupu.

Leti: Con esti cantar -qu’asemeya a un romance con música tebergana- quixe mirar otra vuelta al folk horror que nos arrodia na nuesa realidá cultural… Asina, falar en primer persona de la Güestia y del so hostis antiquus empataba cola idega conceputal de “pantasma” que percuerre la mio poética. Tamién esi “rollu paganu” apaez n’otres lletres de L-R, como en “Monte”, nel que falo dende una supuesta voz escondía no fondero la viesca. Creo que lo mítico ye importante y, reformulao como muyer dende la mio propia voz, fae que me sienta capaz de ser «la que tira las piedras pa que rueden monte arriba». En directu siempres hai dalguién qu’entruga polo engimático de la lletra.

«La música ye diálogu; esto ye, que si dalgo ye importante pa cualesquier pesona que faiga música ye l’inmensu placer que supón compartir esi sentir y falar cada ún/una dende la so voz»

Ún de los temes más míticos de la vuestra discografía y, amás, que más ésitu tien nos direutos, ye la

Muñeira d’A Estierna”, ¿por qué se fizo esperar la muñeira de centru hasta’l “Trepoletrá” de V.O.S.?

Porque les coses lleguen cuando lleguen [rises].

¿Qué tien ‘L.luna (agarráu) d’especial pa que decidiereis acompañala colos dibuxos y animación de Leti nel videu?

Leti: Esti cantar -l’agarráu de Concha i Clara- foi ún de los primeros temes que deprendí a tocar. Asina que L.luna ye, a nivel emocional, imprescindible pa min. Nel videuclip quixi, “instigada” por Rubén [rises], recrear poéticamente’l sintir que vos esplicaba más enriba, el mio propio horror folk. Aparentemente, la canción fala d’una hestoria d’amor y desamor, anque cada cual puede interpretala como-y pete. Sicasí, pa min, tanto’l videu como les dos lletres -la del cantar y la de los sotítulos-, falen de la mio forma de cuntar y entendeme col mundu que m’arrodia. Prestóme muncho dibuxar a Rodrigo Cuevas y faelo dialogar col personaxe femenín que cuerre pel monte alantre. Hai munches referencies, asina qu’invito a la xente a facer llectures propies de tolo que sal y de lo que non [rises].

Una de les novedaes d’esti proyeutu foi la incorporación de Manu Molina a los conciertos, ¿cómo ta siendo l’adautación dempués de dos proyeutos a dúu? ¿Qué aporta la so percusión y conocimientu fondu del jazz al soníu de L-R?

Rubén: La mayor aportación de Manu al proyectu ye l’entusiasmu y les ganes de deprender que tien; esto ta faciéndonos revisar tolo que sabíemos de la música asturiana y los sos ritmos y cómo nos rellacionamos con ello. Evidentemente, Manu ye un musicazu que nos fae sonar como si fuéremos muncho más de lo que realmente somos, aparte de ser un ser humanu col que puedes dir a la fin del mundu.

Leti: Como decíemos, la cuestión ye dialogar y da igual dende qué escena o con qué gustos vengas. El casu ye tocar, entendese, que te preste el conceutu… Abúltame qu’él supo entender bien lo que queremos tresmitir col proyectu. Manu yá ye de los nuestros [rises].

Decís que V.O.S. ye’l fin d’una triloxía qu’entamó en 2018 con post-folk-asturianu, ¿cuál ye’l próximu camín pa percorrer?

Rubén: De momentu vamos amosar V.O.S. tolo que podamos pelos escenarios del mundiu y esfrutar d’esti discu que tanto nos presta; de los directos con Manu Molina que son brutales y, cuando toque, yá pensaremos qué va ser lo siguiente. Con estos tres discos tenemos repertoriu pal baille “a pastu”, asina que quién sabe lo que ta por llegar.

Leti: Dende’l mio puntu de vista, con estos tres discos creamos una forma mui concreta de “contar la música asturiana”; un llinguaxe y/o poética mui propios y característicos; incluso una narrativa que cala y qu’acaba repitiéndose ente la xente que ta llegando nos últimos años a la escena musical. Personalmente, préstame la heterodoxa y abúltame que yá ye hora de plantegar otres preguntes nueves… Asina que «los caminos del post-folk-asturianu son inescrutables» pero, tamién vos digo, esti proyectu ye una maquinaria que nunca nun para y siempre ta tramando coses.

MERCA LOS DISCOS DE L-R

Dexa un comentariu

X