Belén Antón: «Les influencers de la tonada»

La tonada asturiana tuvo, a lo llargo la so historia, una gran cantidá d’intérpretes. Nesti artículu voi falar de tres muyeres del sieglu pasáu que, dende una perspectiva propia y orixinal, camudaron el camín de la tonada, caleyando per nuevos espacios que sirvieron d’inspiración a toles que venimos detrás; dalgunes nel ámbitu de la música tradicional y otres nel de la esperimentación.

Cuando yera moza, nos años 90, pensaba que la tonada venía de los chigres, de la mano d’aquellos paisanos que, nel mi Mieres natal, con un vasu vinu o un culín de sidra, soltábense a echar una cantarada como’l que xibla una canción… Y ye asina como convivíemos aquella xeneración de la cultura pop con aquellos paisanos, compartiendo la sidra que nos percorría’l gargüelu. Y ye que los chigres y los llagares fueron grandes escueles de munchos cantadores que se xuntaben a entonar una a la gaita y otres tantes, y onde se corríen grandes xuergues. 

«Nun escaezamos que l’arte de cantar venía de les cases de les muyeres, tol día cantando de la que trabayaben»

Que-y lo digan a Obdulia Álvarez, La Busdonga, que, gracies al chigre que rexentaben sos pas en Requexu (Mieres), podía tar a les sos anches nun espaciu vetáu pa les muyeres, deprendiendo y dándose a conocer. A traviés de la so voz y el so arte, algamaría llueu la cume ente los y les cantadores. En so casa, so madre cantaba, amás de tocar la gaita y el tambor; so hermanu tamién tocaba la gaita. Pero nun escaezamos que l’arte de cantar venía de les cases de les muyeres, tol día cantando de la que trabayaben. ¡¡¡Y cómo cantaben!! Fueron munches les que nun tuvieron la suerte d’Obdulia… o la so valentía, porque hai que valir pa cantar en públicu. Y ye que yeren mui poques les muyeres qu’ocupaben l’espaciu públicu. Naquellos tiempos yera dificilísimo, pero ella algamólo, tresformando la canción asturiana col so propiu estilu.

Compositores y músicos como Baldomero Fernández averáronse a esti xéneru, a Xuacu’l de Sama y a La Busdonga, “puliéndo-yos” un poco la voz, anque nun lo necesitaben. Ella supo adaptase al pianu (sentíi el tema “Pasé el puertu payares”) y aquello foi un éxitu… que duró mui poco. Obdulia casóse, españó la Guerra Civil y vino la posguerra. Naide sabe decime qué pasó dempués; namás sabemos qu’en 1934 marcharon de Mieres a vivir pa Xixón. Como n’otros munchos ámbitos, impónse’l silenciu, nuna época horrible que munchos prefirieron escaecer. 

«Obdulia dexónos un material incalculable de doce temas grabaos, en mui poco tiempu nos que lleva la tonada más allá de la casa, del chigre, del pueblu; llévala a los escenarios y a la ciudá, dándo-y un xiru más melódicu»

En cualquier casu, Obdulia dexónos un material incalculable de doce temas grabaos, en mui poco tiempu (1925-1926), en tres discos de pizarra. Nellos lleva la tonada más allá de la casa, del chigre, del pueblu; llévala a los escenarios y a la ciudá, dándo-y un xiru más melódicu, convirtiéndose asina nuna de les máximes referentes de la canción asturiana. El so repertoriu ye ún de los más cantaos de tolos tiempos, con temes como “Anda y señálame un sitiu” o “Al pasar por el puertu”. 

Cómo non falar d’otres tantes cantadores que marcaron la historia na primer metá de sieglu: Amparo Menéndez, hermana de Xuanín de Mieres, dexónos namás tres grabaciones (sentíi “A la salida del sella”); Purificación Rivas, “La Pichona”, legónos “La Soberana” o “La cabraliega”; Josefina Fernández, más xoven que La Busdonga, nun grabó nin un tema, pero naide escaez la so forma de cantar. Lo mesmo ocurre con María Argüelles “La Pita”, qu’antecedió  a La Busdonga y fizo escuela. O con Amable Fueyo (“A les andeches / Soy de Pravia”), Madulia, Leonides, Marcelina Cuesta Nachón… podríamos siguir y nun acabaríemos enxamás.

«Diamantina Rodríguez pudo ocupar l’espaciu públicu y entrar nel chigre porque’l so home, gaiteru, siempre l’acompañó y apoyó»

Si na República les muyeres ganaron dalgunos derechos, la dictadura trai-yos nueves dificultaes, de mou que pierden lo poco algamao. Que-y lo digan a Diamantina, que pudo ocupar l’espaciu públicu y entrar nel chigre porque’l so home, gaiteru, siempre l’acompañó y apoyó. A Diamantina, otra cantadora qu’aportó un valor incalculable, pudimos conocela; dexónos en 2021 con 101 años. Ella “mamó” de les sos predecesores, grabó varios discos (ún d’ellos dedicáu a Torner, acompañada al pianu por Carmen Vigil), y dexónos más de cien canciones, de les que varies son de composición propia, ente les que s’alcuentren “Arboleda bien plantada” o “Madre del minero”. 

Diamantina foi mui envidiada, yá que tuvo cierta llibertá (qu’otres nun teníen porque los sos maridos nun les dexaben). Espresábalo con valentía, nun contestu totalmente reaccionariu y machista, en “Arboleda bien plantada” (”la muyer del buen marido siempre parece soltera”). Diamantina tenía una personalidá arrolladora y nun se-y ponía nada per delante. Con 98 años tenía brillu y gayola: foi una muyer vitalista hasta los sos últimos díes, y amosó’l camín a les que güei son dalgunes de les meyores cantadores del panorama de la canción asturiana, como ye’l casu de Liliana Castañón (so fía Paula Prieto también heredó esi llegáu, y con namás 15 años canta munchísimo). 

«Anguaño la obra de Diamantina tresciende les llendes de la tonada, como amuesa Rodrigo Cuevas cola so versión de “Arboleda bien plantada”»

A Diamantina ficiéronse-y reconocimientos en vida. Nel añu 2005, Anabel Santiago grabó un discu en “Homenaxe a Diamantina“ nel que volvió a recuperar y poner en valor parte del so repertoriu. Anguaño la so obra tresciende les llendes de la tonada, como amuesa Rodrigo Cuevas cola so versión de “Arboleda bien plantada”, y podemos presumir d’habela disfrutao. La primer vez que xubí a un escenariu foi cantando una vaqueirada del so repertoriu (“El que me cortexa a mi”) nel so noventa cumpleaños, acompañada a la pandereta por Maria Latores. Esti mesmu tema incluyímoslu nel últimu discu d’Antón Menchaca, Los dies contaos (2023), nel que llevamos la tonada a espacios más contemporáneos.

«Mari Luz traxo aire fresco a la canción asturiana, y convirtióse na mayor esportadora de la tonada na historia recién del xéneru a traviés de les sos xires con Hevia per mediu mundu»

Si tuviese que destacar a otra cantadora de finales de sieglu, que supunxo un xiru na tonada asturiana, esta sería Mari Luz Cristóbal Caunedo. L’arte de cantar vien-y pela vía materna. Crióse dende neña cantando y aficionóse a la tonada polos programes de canción asturiana emitíos na radio. Foi’l so home el que l’animó a que se presentara a concursos: fízolo y entamó a adientrase nel mundu la tonada, y asina descubrió’l repertoriu de La Busdonga, de Diamantina y de tantes otres cantadores. Mari Luz traxo aire fresco a la canción asturiana, y convirtióse na mayor esportadora de la tonada na historia recién del xéneru a traviés de les sos xires con Hevia per mediu mundu (hasta Pavarotti dio-y la mano nel festival de San Remo) y les sos collaboraciones con Víctor Manuel y otros munchos músicos asturianos. Cantó como solista en Saint Germain pa milenta persones, perteneció al grupu Muyeres y grabó varios discos, como Onde la ñublina posa, con una montonera de músicos asturianos de folk. 

Los tiempos taben cambiando y una mui xoven Anabel Santiago (que yá yera mui reconocida) grabó otru discu con lletres de poetes asturianos y otros tantos discos que son de composición propia, frayando colo establecío dientro del xéneru. Daqué taba pasando: taba abriéndose un nuevu camín nel que la tonada confluyía con músicos o artistes d’otros xéneros, como’l pop de Mus o Lucas 15 y el folk de DRD, que versionaba alguna asturianada… Entamaba a perdese’l mieu.

«Estes tres muyeres de distintes époques sirviéronnos d’inspiración. Anguaño, anque nun tengan memoriales nin reciban homenaxes, somos munches les que cantamos y cuntamos les sos histories: Marisa Valle Roso, Alicia Álvarez, Mapi Quintana, Ún de Grao, Rodrigo Cuevas, Antón Menchaca»

Estes tres muyeres de distintes époques sirviéronnos d’inspiración. Anguaño, anque nun tengan memoriales nin reciban homenaxes (como sí asocede colos intérpretes masculinos), somos munches les que cantamos y cuntamos les sos histories: Marisa Valle Roso, una gran cantadora que n’actualidá transita otros caminos, siempre tien presente la tonada y a La Busdonga (https://www.efeeme.com/punto-de-partida-marisa-valle-roso-y-la-busdonga/). Alicia Álvarez inclúi a La Busdonga nel reciente llibru Asturianes y versiona al estilu pop “Anda y señalame un sitiu” col dúu Pauline en la Playa que forma con so hermana. Mapi Quintana acaba de sacar con estilu jazz “A vivir a la Montaña” nel so proyectu Música pa tornar páxaros, una tonada que recuperó la cantadora Lorena Corripio y que popularizó ente los cantadores. Ún de Grao usa’l repertoriu que canten les muyeres, dándo-yos voz. Rodrigo Cuevas, nel so últimu espectáculu, interpreta’l tema “Baxando yo pela aldea”, que popularizó la cantadora Marcelina Cuesta Nachón.

En Antón Menchaca, proyectu que comparto con Pedro a la guitarra y los sintes, intentamos llevar la tonada a nuevos espacios d’actualidá. Cada vez qu’interpreto dalguna canción d’estes tres muyeres, intento averales al públicu pa que se conozan o reconozan esos cantares que se sentíen o se sienten nes nuestres cases, chigres, espiches o romeríes.

BELÉN ANTÓN. Cantadora.

3Comentarios

  • Beatriz Anton
    18/04/2024

    Que importantes son estos artículos para nosotras las mujeres para poder tener referentes femeninos

  • Jose
    18/04/2024

    Un referente absoluto Ana Belen!

  • Maria García Martínez
    18/04/2024

    Me encanta el artículo, nos acerca a figuras que no conocía y nos sumerge en otra época. Enhorabuena, Belén.

Dexa un comentariu

X