«Ye necesario dar a conocer la tradición del vigulín na música popular asturiana y facer que la xente la entienda como una parte más de la nuestra riqueza musical»

Dende esti vienres 17 de setiembre hasta’l domingu 19, L’Infiestu va ser la capital asturiana del vigulín gracies a les I Xornaes del Vigulín Tradicional n’Asturies, un eventu qu’axunta conferencies, talleresmúsica en directo fotografía. L’asociación LaKadarma -organizadora de les xornaes xunto col Ayuntamientu de Piloña- reivindica la tradición del vigulín nel conceyu como una seña d’identidá cultural única dientro’l panorama de la música tradicional asturiana. P’afondar más sobre esto falamos colos músicos Rodrigo Joglar, Dolfu R. Fernández y Rubén Bada, tres de les persones qu’entamen estes xornaes.

Lo primero que llama l’atención ye qu’una asociación venceyada a una banda de gaites, entame unes xornaes dedicaes el vigulín. ¿Cómo y por qué surde esta idea?

Rodrigo Joglar: Dende l’Asociación LaKadarma, na que s’alluga la banda gaites teníemos dende va tiempu gana d’entamar un eventu musical qu’enraigonara cola realidá musical del conceyu de Piloña, onde tamos afincaos. Falando d’ello con Rubén Bada y Dolfu R. Fernández, surdió la idea d’afondar na tradición del vigulín nel centroriente y equí tenemos el resultáu.

Afirmáis que tolo rellacionao col vigulín tradicional “nun tuvo’l xorrecer que sí tuvieron otres manifestaciones como la gaita o’l baille tradicional”. ¿Por qué creéis que pasó esto?

Dolfu R. Fernández: Seguramente nun tengamos un únicu motivu. Nos años 70 y 80 buscábense elementos simbólicos claros y nel imaxinariu popular la gaita cumple esa función de símbolu, d’asturianidá. D’otra banda, vese al vigulín como un instrumentu difícil o pocu accesible pa deprender de grande, y mayormente tol movimientu de recuperación de la tradición musical ta en manes d’adultos que se ponen a tocar o a baillar nel so tiempu d’ociu.

Rubén Bada: Además de lo que cuenta Dolfu, colo que toi d’alcuerdu dafechu, una de les frases recurrentes que se sienten nos trabayos de campu d’hai unes décades yera: “mui bien afinao”. Parezme que nes xeneraciones qu’entamaron el trabayu de recuperación de la música tradicional (colos que tamos en deuda, y peragradecíos, vaya esto per delantre) tovía existía esi complexu de la música popular como dalgo que necesitaba ser “dignificáu”. Puede ser que por eso nunca nun se tomó demasiao en serio a vigulineros o a otru tipu de músicos tradicionales (poco se fala de flautes, xiples, clarinetes…) Munches veces esti trabayu facíalo xente ensin formación musical que, como digo, taben mui influenciaos pola tradición clásica occidental. En cuantes se revisita a los vigulineros, bandurrieros, y tamién gaiteros o cantadores antiguos, enseguida se ve que n’Asturies teníemos un sistema modal propiu, d’una riqueza tremenda que, personalmente dame una pena tremenda que se pierda. Ye lo que da voz propia a la música del país, y tengo esperanza en que polo menos nun desapaeza del too.

«En cuantes se revisita a los vigulineros, bandurrieros, y tamién gaiteros o cantadores antiguos, enseguida se ve que n’Asturies teníemos un sistema modal propiu, d’una riqueza tremenda»

Hai rexistraos más de 60 vigulineros tradicionales en Piloña ente los sieglos XIX y XX. ¿Conocéis les razones de por qué tuvo tanto puxu esti instrumentu nesti conceyu? ¿Tien Piloña unes característiques propies de vigulineros que lo estremen d’otros conceyos?

R.J.: Anque ye tovía pronto pa sacar conclusiones, de resultes del trabayu de campu fechu nesti tiempu por xente de LaKadarma a comuña con Xosé Ambás y Ramsés Ilesies tenemos dellos testimonios d’enseñanza del vigulín de manera oral y tamién d’enseñanza musical dientro de la cadarma de la Banda de Música de L’Infiestu, yá nos años 30 del sieglu pasáu. Esto, xuníu a que nesa dómina aporten a Asturies bailles agarraos como’l valse, el tangu o’l pasudoble, bien afayadizos pal vigulín, podría esplicar l’espoxigue del instrumentu..

Ye cierto que nos trabayos de recoyida llegóse bastante tarde pa topar munchos vigulineros en condiciones de tocar, pero podemos decir qu’hai unes característiques técniques y en cuantu a l’afinación del instrumentu propies del centroriente asturianu, común a otros conceyos como Casu o Amieva y qu’entronquen con otres tradiciones de vigulín popular europees y norteamericanes.

R.B. Como Diz Rodri, en Piloña tiense rexistrao una afinación alternativa pal vigulín qu’afita a l’instrumentu a una tradición modal anterior y estremada de la música “clásica” y tonal europea. Esti datu ye importantísimu porque amuesa que l’estilu de la zona ye probablemente anterior al instrumentu tal y como lu conocemos anguaño. El fechu de que se tengan atopaes tablatures (les tablatures son un sistema de notación musical con símbolos o númberos, non partitures al usu) ye d’un interés musicolóxicu tremendu, aparte de encarase cola idea de que la música popular tresmitíase dafechu de forma oral. Piloña tien munches ayalgues na so propia cultura. 

Pa la preparación d’estes xornaes implicastis al Ayuntamientu, a la población de Piloña y a otres asociaciones. ¿Cómo foi esti procesu y qué espectación hai en conceyu en rellación a estes xornaes?

R.J.: Yo soi pedagogu de formación y pue que por eso siempre me presta facer proyectos multidisciplinares qu’axunten aportaciones de xente de diferentes ámbitos. Teníemos mui claru que si queremos recuperar una tradición nun conceyu como PIloña hai que llegar a tola población, por eso entamamos El Rebuscu de Piloña, un proyectu de memoria musical en collaboración col alumnáu de Primaria y Secundaria del conceyu. 

A nivel llocal ye fundamental el sofitu del Ayuntamientu, pero tamién tamos trabayando dende LaKadarma con delles asociaciones vecinales, culturales, hosteleros, comerciantes y persones particulares del conceyu pa facer les Xornaes del Vigulín lo más integradores posibles. No tocante a fuera del conceyu ye una suerte enorme’l poder contar col Archivu de la Tradición Oral d’Ambás (ATOAM), el Muséu del Pueblu d’Asturies o l’Asociación Reflexu, de Mieres.

La espectación ye mui alta, porque si bien tol mundu sabía que se tocara’l vigulín, el ver los testimonios xuntos y ver una cifra de más de sesenta músicos nel conceyu, un casu únicu n’Asturies y con toles característiques que comentamos enantes, ye impresionante. La acoyida ta siendo perbona, lo que ye mui ilusionante pa nós como organizadores.

«Hai unes característiques técniques y en cuantu a l’afinación del instrumentu propies del centroriente asturianu»

El programa de les xornaes ye completu y diversu, ¿Por qué estes actividaes? ¿Hai intención de da-y continuidá nel tiempu?

R.J.: La nuestra intención ye que les Xornaes tengan una continuidá nel tiempu y por eso ufrimos una bayura d’actividaes importante, involucrando a diferentes entidaes y colectivos. Estes xornaes sofítense en varios pegoyos. Per un llau hai una estaya divulgativa con una esposición sobre la tradición del vigulín n’Asturies y Piloña, que ye la punta l’icerberg de los trabayos d’investigación fechos por della xente nestos años. La esposición va poder vese na Casa de Cultura de L’Infiestu.

Per otru llau, otru aspectu importantísimu ye la tresmisión, por eso entamamos el cursu “El vigulín na tradición asturiana. Repertoriu y técniques interpretatives” p’acercar l’instrumentu a intérpretes tanto asturianos como d’otros llugares y que tien una acoyida espectacular. Les instalaciones pal cursu cédeles el Centru de Formación Profesional “El Prial”.

Por últimu, la estaya musical colos conciertos de los grupos “Caldo” (Galicia) y “¿Aú?” (Asturies), onde’l vigulín tien un papel importante, que van tener llugar nos terrenos de la Piscifactoría d’El Orrín, en L’Infiestu.

Destaca d’estes xornaes tamién que la imaxen y la estética tien muncho pesu. Facéis esposición y concursu de semeyes, cuidastis con procuru la cartelería, hasta asoleyastis merchandising.

R.J.: Esi aspectu pa nós ye fundamental. En LaKadarma tenemos la gran suerte de contar con Leti Cernuda, que ye fotógrafa y la encargada del nuestru Kalendariu que fexo un trabayu guapísimu estos meses pa tener la imaxe que tenemos en redes. El vigulín de la semeya ye’l de Ramón Coya “Aldito”, d’El Cabezu, Llozana y la mano ye la de Naira, componente de LaKadarma. Tamién tenemos daqué camiseta con un diseñu de Valentín Corteguera p’ayudar a financiar delles cuestiones de la programación.

«Entamamos El Rebuscu de Piloña, un proyectu de memoria musical en collaboración col alumnáu de Primaria y Secundaria del conceyu»

Anguaño ¿cuála ye la salú del instrumentu en Piloña y n’Asturies?

D.R.F.: Anguaño somos una trentena vigulineros con actividá pública averaos a la tradición en mayor o menor midida, tolo que l’andanciu nos permite. El retu ye averar a los músicos con formación clásica a entrar nesti mundu, amás d’aniciar nel instrumentu a los aficionaos a la música tradicional en xeneral.

R.B : Si bien l’instrumentu ta más o menos estable de salú, ye necesario dar a conocer esta tradición na música popular asturiana y facer que la xente la entienda como una parte más de la bayura, de la riqueza de la música tradicional del país. Paezme importante faer pedagoxía sobre la nuestra cultura, más allá de los clixés que se ven en dellos medios y que munches veces tienen poco que ver cola realidá, o cola actualidá de la nuesa música.

Pa rematar afondando más nesti instrumentu ¿Qué discos de música asturiana recomendáis con protagonismu del vigulín tradicional?

R.J.: Yo dende guah.e siempre sentí los de Llan de Cubel y Felpeyu y tamién Ubiña o Xaréu Folk. Más cerca nel tiempu préstenme munchu’l discu Dual d’Ígor Medio y Lisardo Prieto, el discu de La Bandina’l Tombo o dambos cds de DRD.

R.B. Beleño o Lliberdón son clásicos. Tuluergu tenía dos vigulineros…. Balandrán tenía un vigulineru buenísimu. Curiosamente, en cuanto se rasca un poco, enseguida se ve qu’el vigulín siempre tuvo presente na música de raigañu n’Asturies.

«Anguaño somos una trentena vigulineros con actividá pública averaos a la tradición y el retu ye averar a los músicos con formación clásica a entrar nesti mundu»

A la venta discos con protagonismu de vigulín recomendaos polos entrevistaos

Dexa un comentariu

X