«La nuestra evolución consistió en facer lo que siempre quiximos facer pero a poder ser cada vez meyor»

Probablemente La lluz encesa de Llan de Cubel seya’l trabayu discográficu más esperáu n’Asturies de los últimos tiempos. Depués de dos décades (¡venti años!) de la so anterior entrega discográfica regresen con una obra al altor de les espectatives xeneraes, con una calidá y elegancia como namás ellos saben da-y a la música asturiana. La filosofía musical sigue siendo la mesma: unes cuerdes que soporten el ritmu con puxu y unes melodíes que «vuelen» tresportaes pola flauta, la gaita y el violín. Otra vuelta, destaquen los temes cantaos -cuatro nesta ocasión- cola voz melguera y sele de Xel Pereda, que tán llamaos a convertise n’imprescindibles nos sos directos. Nos instrumentales vuelven a echar mano de los cancioneros espublizaos nel periodu d’ente sieglos (XIX-XX), tiempu nel que surde la música asturiana contemporánea y que daría orixe a la so primer edá d’oru. La so maestría, talentu y trayectoria fixeron d’ellos un clásicu de la nuestra música y la so vuelta discográfica ye siempre una allegría pa la mesma.

La primer pregunta o reflexón ye obligatoria ¿porqué tanto tiempu ente l’anterior discu y esti?

El motivu ye mui cenciellu: depués d’acabar el discu anterior entamemos un trabayu importante de recopilación de material nuna base de datos pa futuros discos que llevó abondo tiempu. Les fontes yeren les de siempre: material grabao de grupos etnográficos, cancioneros antiguos qu’hubo que «peñar» pa buscar coses interesantes, etc. Nel 2002 cuando yá teníemos esti trabayu avanzáu pa poder escomenzar col discu socedió que la media de conciertos baxó a la metá y, si los ingresos del grupu yá nun yeren precisamente altos, esa nueva situación obligó a la xente a plantegase vivir d’otra cosa, sobre too porque dellos miembros yá teníen familia. La consecuencia foi que la frecuencia d’ensayos de trabayu pasó de dos a la selmana a ún al mes. Si faes la cuenta ye bien fácil: si con dos a la selmana sacábemos discu cada dos/tres años con ún al mes sáqueslo cada venti. Ye matemáticu.

¿Toos estos años d’espera supunxeron una presión estra a la hora de preparar el discu?

Presión interna nenguna porque sabíemos que’l discu diba sacase más pronto o más tarde; trabayóse igual que siempre pero más despacio por tener menos disponibilidá de tiempu. La presión esterna de la xente que pidía un discu foi fuerte por momentos, pero al final aburrieron tamién. Pudímos sacalu enantes, pero siguióse la filosofía del grupu de tola vida, que ye meyor tardar más y facer les coses bien, que presentar un trabayu de menor calidá o nun quedar contentos col resultáu.

Lo primero que llama l’atención nesti trabayu ye la importancia que siguen teniendo los cancioneros «clásicos» de finales del sieglu XIX y primeros del XX (Víctor Sáenz, Maya y Rodríguez Lavandera, Torner…). Paez que son una fonte inagotable d’inspiración pa vosotros…

Cuando’l grupu echó a andar hai yá trenta y cinco años, teníemos el convencimientu de qu’había munches ayalgues escondíes nos cancioneros antiguos, y el tiempu dionos la razón. Ye por eso que nunca dexamos d’esploralos y tovía tenemos material pa otros trabayos na base de datos. El nuestru enfotu primeru foi dar a conocer y popularizar eses maraviyes y la música asturiana en xeneral, sobre too la que yá naide tocaba o recordaba, esto ye, revitalizala y nun dexala morrer. Amás, esa satisfacción de rescatar temes ye mui prestosa y engancha.

«Les collaboraciones que metemos nos nuestros discos son siempre con un sentíu musical»

Y especialmente, nesta ocasión, el de José Hurtado tituláu 100 cantos populares asturianos, publicáu nel añu 1890 ¿qué alcontrasteis nél que vos cautivó?

Pues como toos, ye una estampa, una foto de la situación de la música del país nesi momentu. Sólo por eso yá ye mui interesante. Como’l so títulu diz yeren melodíes populares n’Asturies nesi momentu, pero que podemos volver a facer igual de populares agora, eso sí, interpretaes a la nuestra manera. Nel discu sí ye verdá qu’hai más temes d’esti cancioneru que d’otros, pero nun ye por nenguna razón n’especial, fuimos escoyendo melodíes y cuadró asina.

Otra manera, recuperáis melodíes o composiciones d’hai bien de tiempu, como unos cantares de siega que vos apurrió Fernando Ornosa hai venti años o una composición de Fernando Largo que diba formar parte del so discu en solitario que nunca llegó a publicase ¿señardá musical?

Non, eso tien que ver más col nuestru sistema de trabayu. Cuando un miembru del grupu atopa una melodía interesante propónla y si presta queda seleccionada pa trabayar con ella. Pue ser pa esti discu, el siguiente o’l siguiente. Nun hai un horizonte temporal y los temes nun «caduquen».

«Siempre intentamos ser honestos col nuestru trabayu y a lo meyor esa fidelidá ye la recompensa»

En cuantes a la filosofía de La lluz encesa pue dicise que sigue la llinia avezada en Llan de Cubel na instrumentación, arreglos, desarrollos…

Por supuesto, si non nun sería Llan de Cubel. Dende l’entamu siempre tuviemos mui claro lo que nos prestaba facer en cuantes a instrumentación, arreglos, etc. La nuestra evolución nun consistió en facer otres coses colos años, sinón en facer lo que siempre quiximos facer pero a poder ser cada vez meyor. Qu’esti grupu lleve tantos años tien muncho que ver con que, dende’l principiu, los miembros fundadores teníemos unos gustos mui asemeyaos y la xente que s’incorporó depués tamién. Caún aporta matices pero la base y llinies xenerales son comunes. Esto ye, unes melodíes bien definíes y conxuntaes y una base de cuerda mui potente con dellos refuerzos de percusión y baxu pedal.

Les collaboraciones combinen la esperiencia d’intérpretes estranxeros (Ian Macleod, Michael McGoldrick y Jean-Michel Veillon) cola de los de casa (Borja Baragaño, Pepín de Muñalén y Andrea Joglar).

Sí, enllazando cola entruga anterior, les collaboraciones que metemos nos nuestros discos son siempre con un sentíu musical, ye dicir, son músicos que faen coses que nos presten y qu’aporten daqué al discu pero siempre acordies  colos nuestros gustos. De toos ellos Borja tien una mención y agradecimientu especial porque foi’l que más aportó y yá fai tiempu que ye’l nuestru flautista titular nos directos.

Nes lletres de dellos temes Xuan Rodríguez -amás de gaiteru- rescampla como un creador mui llíricu; nótase que son testos pensaos pa ser cantaos y qu’encartien col vuestru estilu.

Sí, el casu de Xuan ye’l d’un lletrista «a la carta». Necesitábemos lletres pa dellos cantares y nun ye nada fácil conseguir qu’un escritor te faiga una lletra tal como la necesites. Como bien sabes la lletra tien qu’adaptase a la melodía y al ritmu pa que seya cantable. Intentemos encargar lletres a dalgún escritor habitual d’otros discos pero al final nun pudo ser y la meyor opción que teníemos yera que Xuan fixera esi llabor, por tener les meyores aptitúes llíriques y porque como músicu (y cantante) entiende perfectamente como hai que conxugar lletra y música.

Y, otra vuelta, Ignaciu Llope, volviendo a la metáfora de la casa nel tema que da títulu al discu…

Ignaciu ye collaborador habitual de Llan de Cubel dende siempre, yá taba presente nos primeros ensayos del grupu que se facíen en casa sos padres en Cuideiru. Siempre entendió mui bien la filosofía del grupu y por eso ye lletrista «titular» dende’l primer discu col cantar de «La Deva».

«Los músicos asturianos resisten porque son lluchadores natos y apasionaos de lo que faen»

Tocántenes a la producción, nótase un trabayu perfondu nella, con un calter llimpiu, delicáu y podíemos dicir qu’hasta elegante ¿ye asina?

Sí, hai muncho trabayu detrás, dende les grabaciones, cola privilexada oreya d’Elías controlando hasta l’últimu detalle pa siguir los planes previstos en cuantes a lo musical y arreglístico, y la dirección técnica de Xel pa consiguir el meyor soníu cola inestimable participación de Sergio Tutu y Sergio Díaz (Tutu Estudios) a los mandos de la mesa. Nun yera fácil porque los medios técnicos dende l’últimu discu cambiaron radicalmente. Hasta los dispositivos onde s’escucha la música son diferentes y eso inflúi a la hora d’escoyer el soníu final. Hai más medios pero ye más difícil agora, porque tienes que consiguir que’l discu suene lo meyor posible en tolos dispositivos. Por eso la fase final de mezcla y masterización llevónos cásique más tiempu que la grabación. Desgraciadamente, el nuestru Elías nun va poder escuchar el resultáu final. Si bien ye cierto qu’él yera un xeniu que, como facía Kubrick -creyemos-, una vez terminada una obra yá nun miraba más pa ella.

Tantos años ensin publicar nada nuevo, pero la xente, el vuestru públicu, siguió y sigue fiel…

Tenemos mucha suerte col nuestru públicu. Siempre intentamos ser honestos col nuestru trabayu y a lo meyor esa fidelidá ye la recompensa. Creyemos qu’a la xente va presta-y el discu porque ta fechu con total honestidá y de la meyor manera que sabemos y podemos.

Vosotros fuisteis pioneros n’abrir un camín pa la reellaboración de la música tradicional asturiana ¿sigue siendo válidu nel momentu actual?

Más válidu que nunca. El nuestru estilu ye tooterrenu. Una de les coses que vimos en toos estos años nes xires que fiximos con públicos de tol mundu ye que la música asturiana presta a toles edaes y a toles nacionalidaes. Tenemos tocao en ventidós países y hubo munches veces de quedar ablucaos cola bona respuesta de públicos que pola diferencia cultural nun esperábemos. Nunca atopemos con públicos indiferentes. A lo meyor dalgo tien que ver l’estilu de tocar.

Yá por último, cola esperiencia llarga que tenéis y dende la vuestra perspectiva ¿cómo veis la música asturiana anguaño?

A pesar del sofitu inexistente por parte de les autoridaes culturales del país, que se materializa na ausencia d’iniciatives como conciertos colos que poder ganar la vida, los músicos asturianos resisten porque son lluchadores natos y apasionaos de lo que faen. Per un llau eso da esperanza, pero per otru si nun desapaez n’Asturies l’autodespreciu hacia la llingua y la cultura propia, va acabar por estinguise too. Pa ello ye imprescindible que depués de cuarenta años de llucha consigamos que se cumpla la Constitución del 78 y s’oficialice la nuestra llingua. Esto pue crear una industria cultural autóctona qu’a la vez ayude a aportar más xente mozo a la música asturiana p’asegurar el futuru.

XUNE ELIPE. Entrevista publicada orixinalmente nel Anuariu de la Música Asturiana 2019

“La Lluz Encesa” de Llan de Cubel yá a la venta y en toles plataformes dixitales


Dexa un comentariu

X