Asturies, Paraísu Musical

La creación de la Conseyería de Cultura, Política Llingüística y Turismu vese con espectación dientro de la industria cultural, que nagua por unes polítiques que sepan aprovechar toles oportunidaes que pueden xenerar la unión d’estes tres estayes.

Cuando un turista aterriza n’Andalucía o en Madrid, ye mui probable que dientro del so tour tea la visita a un tablao flamencu. Dir a Lisboa y cenar sintiendo fadu en vivo ye una esperiencia turística de lo más común. Hai quien fai la Ruta 66 d’Estaos Xuníos pa percorrer les tierres nes que nació’l blues o’l country, mientres qu’otros viaxen a Xamaica pa conectar cola herencia reggae de Bob Marley. Cuba y Brasil son puru ritmu, y nes tabiernes d’Irlanda la Guinness sabe meyor si a la par tas esfrutando con una jam session de música celta. Nun hai duldes: «La música ye l’alma d’un país, ye la banda sonora y ye ún de los elementos culturales más fácilmente esportable. La lliteratura precisa traducise, l’arte llega menos a los grandes públicos… Pero la música ye un elementu que tal como se distribúi anguaño pue tar a disposición de cientos de millones de persones y atrayer públicos». Estes palabres d’Inaciu Galán, diplomáu en Turismu, ex presidente d’Iniciativa pol Asturianu y ún de los responsables de la productora Cuatro Gotes, reflexen l’evidente potencial que tien la música de raigañu como atractivu turísticu, daqué que n’Asturies nun se tuvo esplotando y, quiciabes, col cambiu de mentalidá nel Gobiernu Asturianu, puea dar un xiru como reclamen distintos actores de la industria musical del país.

Embaxadores culturales

«Equí nun podemos vender un turismu de sol y playa masivu como nos países mediterráneos, tampoco podemos vender un turismu cultural de castiellos o catedrales. Lo que sí tenemos ye un patrimoniu etnográficu singular que ye lo que meyor podemos ufiertar al mundu. Dientro d’esi patrimoniu únicu, la gastronomía, l’arquitectura tradicional, la naturaleza… tien que tar la música del país». Cuando Ruma Barbero diz esto, sabe de lo que fala; dio conciertos con Felpeyu pelos cinco continentes, dando a conocer Asturies y la so cultura ente xente de tol mundu. Reconoz que’l so trabayu internacional traxo un retornu pal país y pon l’exemplu de que «munches veces contacta xente de fuera diciendo que pa tal fecha van tar per equí y pregunten aú pueden ver música asturiana». Guillermo Pérez, responsable de la empresa cultural Fabriok y gaiteru en milenta proyectos, tamién tien claro que les sos actuaciones ayuden a atrayer turismu: «Tengo viaxao con grupos folk, con bandes de gaites o con grupos de bailles, a festivales a Inglaterra, a Bélxica, a Italia… y la xente te diz “queremos dir a Asturies a conocer esto in situ”». «Yes un embaxador de la marca Asturies, y nun hai cosa que preste más que sentite reconocíu pola xente de fuera y ver cómo s’identifiquen colo tuyo», defende’l promotor.

Festival Internacional de la Gaita de Villaviciosa

«La música ye l’alma d’un país y ye ún de los elementos culturales más fácilmente esportable»

El mundo por montera yera’l nome del espectáculu col que Rodrigo Cuevas llevó per una montonera países la tradición sonora asturiana engalanada de tresgresión y de soníos del sieglu XXI. Foi un éxitu que caltién agora con Trópico de Covadonga y que, vaya onde vaya, xenera la mesma reacción ente’l públicu; la de recibir «con almiración, con respetu y con sorpresa la universalidá de la nuestra cultura». Pa esti axitador folclóricu «Asturies, ye’l llugar ideal pa combinar turismu y autenticidá, si se xuega bien la baza de la sostenibilidá» y destaca que «ye esencial que la xente venga, non namás pol paisaxe y la comida; sinón porque digan: “ye que de nueche vas polos chigres y ye una pasada, tán tocando la pandereta per tolos llaos, baillando…”». Nesti sen, destaca l’exemplu de les peñes folclóriques de Perú o les foliadas de Galicia, pero llamenta qu’equí «aínda tamos mui lloñe d’ello».

La visión d’estos tres embaxadores culturales d’Asturies ye bien asemeyada tanto nes oportunidaes como nes dificultaes. Y ún de los pilancos que sorrayan ye’l desaprovechamientu qu’Asturies ta teniendo en feries internacionales dedicaes a la industria musical como’l Showcase Scotland, el WOMEX, o’l BIME. Ruma Barbero, Rodrigo Cuevas y Guillermo Pérez, cunten la so esperiencia ente crítiques: «Alcuérdome d’un festival en Quebec onde coyíes el programa y podíes ver que los grupos escoceses diben col sofitu del Ministeriu d’Esteriores británicu o los bretones colos sellos de los ministerios franceses d’Esterior y de Cultura. La nuestra xera yera verbalizar d’aú yéremos»; «Nes feries d’artes escéniques, Cataluña, Andalucía, Canaries, Isles Baleares… siempre tienen un stand que promociona tolos espectáculos que representen a cada comunidá. Asturies nunca ta representada poles instituciones; tenemos que buscanos la vida y si queremos tar nun puestu dientro de la feria tenemos que pagánoslo nós, polo que tamos en clara desventaya»; «Ye mui triste dir a feries con una carpetina embaxo’l brazu, con unos discos, y ensin tener un sellu nel qu’amparase. Ves como tán los stand de los gallegos o de los vascos -con toles oficines de contratación, discográfiques, músicos…- y cómo vamos nosotros y esto fai que cansemos y nos desanimemos».  

«Los chigres nos qu’hai música asturiana en directo con una periodicidá afitada, marquen un camín que podría potenciase; lo mesmo que faen n’otros países en llocales onde turistes y autóctonos van sentir música de raigañu en vivo»

Llocales y espaciu públicu

Más allá de la difusión internacional de la nuestra música pa vender una Marca Asturies, la clave ye, como comenta Inaciu Galán, «afondar nun productu cultural qu’amuese tola realidá y les posibilidaes creatives del destín, porque tener una cultura y escondela, nun aprovechala, nun tien sentíu». Comparándolo colo mentaos tablaos flamencos d’Andalucía, el xestor cultural camienta qu’equí «pueden dase les condiciones pa qu’esista una rede de llocales folk, o pa que los grupos puedan tener entrada en determinaos chigres que güei ponen una televisión con fútbol y que podríen reconvertise si s’apoya esti tipu d’iniciatives pa da-y más calidá a la hostelería asturiana». Exemplos como El Cafetón (Avilés), L’Esperteyu (Uviéu), Trisquel (Xixón), Cuévano (Siero), El Corquiéu (Ribeseya), La Taberna de Hank (Lluanco), L’Abellugu (Mieres) o Tierra Astur (Cualloto), con unes programaciones de jam sessions folk selmanales o de música asturiana en directo con una periodicidá afitada, marquen un camín que podría potenciase más; lo mesmo que faen notros países en llocales onde turistes y llocales van sentir música de raigañu en vivo. Sicasí, equí, hai un problema añadíu que destaquen tolos actores de la escena sonora y que verbaliza asina María Vázquez, del Grupu de Baille Tradicional Xeitu: «La música en directo ta mui llendada poles quexes de los vecinos y polos problemes que conlleven los ruíos. Habría que dar facilidaes a los llocales que quieren potencialo y concienciar a la xente pa ser toos una migaya más tolerantes». 

La cai La Gascona d’Uviéu ye ún de los exemplos más claros nesta rellación ente música en vivo, conciliación vecinal y llexislación vixente. Col telón de fondu d’un conflictu ente vecinos y hosteleros lleváu pela vía xudicial, Cuevas camienta qu’esta cai «podría ser un polu d’atracción de cultura asturiana», mientres que Pérez confirma que yá lo ye en base a la so esperiencia: «Gascona propúnxonos facer una bandina de música tradicional va cuatro años y tolos vienres mientres l’iviernu tamos ehí presentes con Los Gascones. Tolos xueves tienen los cantares de chigre y hai tonada, hai cantautores, hai xente que fai pop-rock…». El músicu y promotor -que tamién forma parte de la bandina que creó’l centru comercial Intu Asturias pa tocar en tolos sos eventos-, mira pal restu del país naguando por que l’exemplu de Gascona s’esparda: «¿Qué ye, que Requexu en Mieres nun pue facelo? ¿o en Xixón el Barriu de la Sidra? o en Nava, o en La Villa, o en Les Campes de La Pola… En La Gascona non tolos chigres se lleven bien ente ellos, pero son conscientes de que tienen que facer coses pa crecer, y cada vez tienen más xente».

El boom de los festivales

Tamién falar de turismu y música ye falar de festivales. Esti tipu d’eventu va a más en tol mundu -nel Estáu español, según datos de la APM (Asociación de Promotores Musicales), movilizaron a más de ventidós millones de persones nel 2017-. Les empreses y instituciones públiques son cada vez más consciente d’ello; mesmamente la Feria Internacional de Turismu de Madrid, FITUR, na edición d’esti añu desendolcó delles actividaes dedicaes al turismu musical en xeneral y al de festivales en particular. Nella, mientres qu’otros territorios vendíen una ufierta festivalera atractiva y la música identitaria del so territoriu, el papel de les autoridaes asturianes foi estrenar un videoclip de Víctor Manuel y presentar el proyectu audiovisual Asturias Sonora -nel que, de diez cantares publicaos, namás ún, el de L-R, ta en llingua asturiana y pue ser consideráu como música de raigañu-. Too ello pesie a que la calidá y la singularidá de la música d’equí ye evidente y pesie a que tán reconocíos como Fiesta d’Interés Turísticu Rexonal cuatro eventos nos que tienen protagonismu los sones del país: Festival de Bandes de Gaites Villa de Candás, Festival Intercélticu d’Avilés y Comarca, Foguera de San Xuan de Corvera y Festival Intercélticu d’Occidente.

«Qu’haxa festivales ta ben porque é a manera más lúdica de xenerar asistencia a concertos y qu’el entorno se vexa beneficiao económicamente». La valoración d’Abel Pérez, de Mialma Producióis, ye compartida colos sos compañeros qu’amás, gracies a estos eventos, pueden trabayar más veces enriba d’un escenariu. El responsable de Fabriok califica a los festivales que se caltienen d’«héroes y supervivientes», por tener que bregar coles dificultaes de financiación pública y privada y tamién del propiu públicu que, como comparte Barbero, avezóse a la cultura del «too gratis», causando qu’amenorgen los recursos pa la organización del eventu y l’asistencia de públicu cuando nun hai gratuidá pel mediu. «Hai que concienciar a la xente de que, al igual que van al teatru o a facer compra o al cine, tienen que pagar por la música. Seya un euru, tres o cinco. Dalgo que sume, porque si estos festivales ensin ayuda faen lo que faen, imaxínate si la tuvieren», sorraya Guillermo Pérez, que tamién cuestiona los horarios d’estes actividaes: «Nun podemos entamar a les diez de la nueche y tar hasta les seis de la mañana. Hai que facer coses pa que la xente que yá tien guah.es pueda llevalos, aprovechar la hora del vermú, o pela tarde». Nesti sen, modelos d’ociu que fomenten l’aprovechamientu llúdicu de los horarios de tarde -como’l tardeo, que tan de moda ta en delles ciudaes del Estáu-, son bien interesantes pa un país con unes característiques sociodemográfiques como les d’Asturies. 

«N’otres comunidaes con llingua propia intervinieron dende les alministraciones pa que los sos festivales visibilicen y normalicen l’idioma autóctonu»

Pesie al puxu de los festivales, tamién hai crítiques a éstos cuando afecten a la sostenibilidá. Rodrigo Cuevas camienta que «la hestoria de fuxíes y fracasos de grandes festivales n’Asturies, fai que surdan otros de pequeñu y medianu formatu, que fai que tengan realmente un impactu nel turismu de la zona, que son sostenibles, y que son auténticos». Sacavera, La Xata La Rifa o’l qu’él mesmu impulsó en Vegarrionda, Una Señora Fiesta, son dellos exemplos que menta xunto a los d’otres músiques como’l LEV, Ewan, Long Board o Prestoso Fest, anque d’estos últimos llamenta que «la política llingüística dexa enforma que deseyar na mayoría d’ellos». Precisamente, n’otres comunidaes con llingua propia intervinieron dende les alministraciones pa que los sos festivales visibilicen y normalicen l’idioma autóctonu, por mui internacionales que seyan en cuantes a programación y asistencia de públicu. L’últimu apunte d’esti artista en materia de grandes eventos ye reformulalos -«Hai qu’acabar col conceptu de fiesta de meter una orquesta que traiga cinco mil persones a un pueblu de quinientes demientres cinco hores y qu’al otru día nun quede d’esa fiesta namás que basura»-, y pa ello propón introducir otru tipu d’actividaes culturales rellacionaes coles artes escéniques, coles industries tradicionales y col mediu natural. Per esta llínia tira tamién la componente de Xeitu que destaca como «el baille n’Asturies ta nel so momentu cimeru depués d’unos años en decadencia» y defende’l so valor como ferramienta «pa que la xente se mueva y conoza esta tierra tan impresionante que tenemos»; l’éxitu de les Nueches en Danza, que s’esparden tol añu per tol país, son referente.

Descentralización, desestacionalización y autoestima

Turistificación, estacionalización, centralización nes grandes ciudaes y precariedá llaboral son conceptos y realidaes qu’amenacen siempre que se fala de turismu. Valtar con ello ye’l retu pa qu’esta estaya seya un motor económicu sostenible y de futuru. El responsable de Mialma Producióis, con sede n’A Veiga y que desendolca la so xera sobremanera nel Eo-Navia, conoz de bien cerca esta problemática: «As grandes ciudades contan con grandes ingresos poblacionales qu’as veces dilapidan en cousas accesorias mentras que nos núcleos rurales nun tein nin servicios básicos. Nel occidente carecemos dun equipamento museístico público (como pode ser el Jurásico nel Oriente) con carácter transformador, así como algún ciclo universitario, ciclos formativos diferenciadores que atraigan población nova, etcétera». Pesie a toles dificultaes y a los llamamientos a les alministraciones públiques -hasta agora ensin resultaos- a qu’heba unes polítiques culturales que contemplen esta realidá, valora qu’un trabayu como’l que fai «xenera a sensación de tar vivos y activos. Sirven pra xenerar a autoconfianza de qu’hai cousas válidas nel noso entorno y que podemos vivir en territorios rurales interconectaos sin deixarnos vencer pol peso del despoblamento».

«Andalucía, Galicia o’l País Vascu tán güei marcaos nel mapa de los destinos turísticos musicales; Asturies tien el potencial»

«La desestacionalización creo que pasa por recuperar los llabores tradicionales. Si siguen calteniéndose los castañales, los ablaneos, el tresformamientu de los productos tradicionales, como l’aprovechamientu de la castaña, la cestería; les mazcaraes, los antroxos, etc.; pue consiguise atrayer munchos visitantes fuera del branu. La sociedá tradicional ta muncho más enllena d’eventos pela seronda, iviernu y  primavera que pel branu; el branu yera para trabayar; mientres que nel iviernu había bailles y fiestes a esgaya, munches d’elles singulares. Creo que la potenciación de toes estes actividaes con un fuerte componente llocal seríen un revulsivu pal turismu non estacional». Rodrigo Cuevas afita con esta propuesta’l potencial turísticu de la cultura tradicional; daqué que sirve tanto p’atrayer xente foriato como pa la propia movilidá interior, amás de pa fomentar l’arguyu como pueblu que plantega Abel Pérez: «Faría al menos un trabayo de dignificación das raíces, d’estima de lo noso posto en conexión con el mundo globalizado. Serviría tamén pra un conocemento da diversidá cultural d’Asturias entre os propios asturianos. Intentando así de superar certos prexuicios enquistados sobre lo que é cultura y idéntidá asturiana».

«Paezme fundamental fomentar la bayura cultural que tenemos, pero primero hai que dalo a conocer ente los nuestros, que tovía nos falta muncho. Namás si somos capaces de creyer nosotros mesmos no que tenemos, vamos poder vendelo». Con estes palabres María Vázquez de Xeitu recalca’l primer de los pasos qu’hai que dar pa qu’Asturies non namás seya un Paraísu Natural, sinón que tamién pueda ser un Paraísu Musical. Les blimes tenémosles. Namás falta empezar a da-yos forma con una sociedá que ponga en valor la identidá propia ensin prexuicios nin acomplexamientos -porque precisamente ye la diversidá cultural lo que causa que la xente faiga turismu- y el desendolque d’unes polítiques afayadices qu’axuntando Cultura, Política Llingüística y Turismu aprovechen lo que’l nuestru son pue dar al mundu. Porque, como conclúi Rodrigo Cuevas: «La música tien la suerte de ser l’arte con más divulgación, y cásique siempre acompaña a les demás artes; polo tanto ye al traviés de la que más fácilmente pue creyase un turismu cultural; una marca d’Asturies qu’acompañe al paisaxe. Yo siempre digo que’l paisaxe hai que curialu, pero yá nos vieno dau; el méritu ye lo que acontez equí dientro, la cultura».

XICU ARIZA. Artículu publicáu orixinalmente nel Anuariu de la Música Asturiana 2019

Dexa un comentariu

X