«Esto nun va de “xuntar tradición y modernidá”. Esto va de traer perréu. A poder ser ensin cadena y que muerda»

Fruela 757 ye una de les propuestes más orixinales de la música’l país. Nel so repertoriu suena ReggaeToná, HipFolk, DrumAmbás… o lo que ye lo mesmo, música popular asturiana amestada a soníos internacionales de la música urbana del sieglu XXI como’l hiphop, el reggaeton o la electrónica. El productor xixonés Javi Suárez formó esti proyectu en 2008 y hasta la fecha tien seis discos publicaos per Internet, amás de delles sesiones en directo. Tamién ye’l DJ qu’acompaña y produz a Anabel Santiago nesta última dómina na que la cantante vuelve a esperimentar cola música electrónica. Esti añu publicó ‘Llariegu’, el so discu más completu y nel qu’homenaxea al pop llariegu al traviés de músiques contemporánees feches pa bailar.

¿Cómo y por qué naz en 2008 el proyectu Fruela 757?

Too vien de cuando entamé a interesame pola informática musical, pel 2004 más o menos. Per aquella descargué un editor y púseme a trabayar nuna maqueta pa un concursu, nun m’alcuerdo de quién lo organizara. Sampleando, con soníos GM y el tecláu del ordenador como controlador; a lo lloco. El tema ye que pa una d’aquelles instrumentales diome por meter un cantar de mina. Llevaba tiempu sintiendo tonada y pensé siguir un poco el camín trazáu polos discos de Mariluz Cristóbal Caunedo y, sobre manera, Anabel Santiago. El resultáu foi “Cantar de mina”. 

Llueu quedó la cosa parada, cambiu de casa mediante, hasta faceme con un equipín un poco más curiosu. Ehí arranca Jahzzar dexando un poco lo que sería Fruela na solombra. Siguía faciendo coses pero taba más centráu nel otru proyectu. 

Yera tou pa consumu propiu hasta qu’un día de romandela puse-ylo a Pablo Quiroga d’Algamar Producciones y animóme a tirar palantre. Que si ta perguapo, que si esto puede tener percorríu, que si puedes probar a grabalo con más xente… Convencióme. Al final el discu nun llegó a publicase pero del proyectu naz ‘Bugre’ como maqueta y Fruela 757 como artista. Facía falta un nome y ocurriósenos lo de “Fruela” porque yera lo que teníamos glayao delles veces en vez de “Fuera”. Y el “757” por poner un númberu y face-y competencia a Lucas 15, que d’aquella lo petaben. ¿Yá dixi que tábemos de romadela, non? (rises)

Entamasti amás nun momentu en que sí qu’había dalgunes propuestes qu’entemecíen folk y música electrónica. Sicasí, tú marques una llínia distinta, bebiendo sobre manera de la tonada. ¿Por qué esti xéneru?

Primero por gustu. Ye un xéneru que yá de primeres que lu sentí dexóme p’allá. Nun sabría esplicar por qué; enganchéme a la so fuercia, quiciabes. Apetecía ponese con ello y buscar la manera d’amestar la tonada a tola música que m’arrodiaba, que sentía a diario. ¿Que pudiera bail.lase? Por qué non. ¿Y mete-y sintes minimal o progresiones souleres? Fantasía.

Y llueu ta’l tema más técnicu o musical, por asina dicilo. Si compones sobre samplers d’otres grabaciones, alcontrar una voz llimpia y con un fraséu tan llibre ye una golosina pa trabayar, probar coses y investigar. Y xugar. Poques coses se m’ocurren que puedan poneme más el pelleyu de pita que sintir “Arboleda bien plantada” por Diamantina Rodríguez con un bombu a negres en mediu d’una rave con tola xente entregao.

Anque lleves 12 años col proyectu de Fruela 757, nos últimos trés tas garrando más sonadía y la xente que te descubre, nun queda pa nada indiferente. ¿Por qué tuvisti tanto tiempu trabayando casique na solombra ensin dar a conocer la música que tabes faciendo?

Como yá dixi, por tar más centráu en Jahzzar. Y tamién taba’l mieu. Lo de trabayar a partir de samplers d’otros artistes tiraba un poco p’atrás porque tampoco sabes cómo lo van tomar. Y el tema derechos, claro.

Un poco por falta de confianza tamién. Mesmamente con Jahzzar tamién tardé un tiempu en llanzame a subilo tou a la rede. Llueu decáteste que ye una tontería toa esa vergoña y que tola música, anque seya fecha por mero placer o necesidá pa soltar tolo que tienes na tiesta, amás d’un mediu d’espresión nun dexa de ser un mediu de comunicación. Si faes una reggaetoná pero la xente nun tien oportunidá de sentila ni bail.lala…

Asina que pa 2010 cuando Pablo (otra vez) me comenta de facer una sesión pa la presentación del discu ‘Cantares de Chigre’ vuelvo a poneme a ello pero esta vez yá “lliberáu” por asina dicilo. Monto ‘Güe’ p’ampliar una migaya’l repertoriu, descubro plataformes como Soundcloud, BandCamp, Jamendo… y entamo a subir yá la mio obra. Calteniendo l’anonimatu eso sí. Lliberándome pero non muncho, pasín a pasu.

«Poques coses se m’ocurren que puedan poneme más el pelleyu de pita que sintir “Arboleda bien plantada” con un bombu a negres en mediu d’una rave con tola xente entregao»

Pesie a facelo cuasi na intimidá, nun parasti. Nos últimos seis años asoleyasti cinco referencies discográfiques, amás de delles sesiones y cantares independientes. ¿Qué se pue sintir en caduna d’elles y qué tienen en común y diferente?

Toes tienen en común el querer facer música onde’l cantar seya’l referente. Tou lo demás va detrás. Sacantes ‘Foli’, onde tuvi más centráu nos ritmos, esta ye la máxima de práuticamente tolo que publico. 

Tienen en común y al mesmu tiempu se diferencien en que surden de les referencies musicales nes qu’ando en cada momentu. Ye un poco andar a la gueta de tendencies pero manteniendo la personalidá, lóxicamente. Adaptes tanto lo tradicional como lo contemporáneu a la to forma de sentir la música, buscando conexones. Que suene lo menos forzao posible; que salga natural.

Diferente, el conceptu. Sobre too nos últimos trabayos. Por exemplu, ‘Llariegu’ col pop llariegu, ‘Foli’ cola migración… los primeros yeren más bien colecciones de canciones. 

En común tienen la foli. ‘Bugre’ igual yera un discu más seriu en su concepción, pero con ‘Güe’ cambié’l chip. Pensé, esto nun va de “xuntar tradición y modernidá” o “abrir nuevos caminos”. Esto va de traer perréu. A poder ser ensin cadena y que muerda (rises).

Aparte del ‘Bugre X Aniversariu’ del que ficisti una tirada casera, nunca editasti en formatu físicu. ¿Por qué? ¿Baraxes facelo en dalgún momentu?

Sí, téngolo presente. Si ye verdá qu’anque la música tea na rede, el mercar un CD o un vinilu préstame pola vida. Ye otra cosa. Y poder tener nes manes una copia de ‘Bandullu’ por exemplu respigaríame. Sicasí nun me lo planteara hasta ‘Llariegu’ del que si baraxé -y baraxo tovía- sacar una tiradina de cassettes. Ye lo que pide un discu dedicáu a los cassetteros y a los enllenapraos. Igual termino animándome a sacalo tou, nun sé. Tán les perres, alcontrar la manera de facer tiraes pequeñes y que pueda vendese a preciu económicu. Y claro, sigo dando-y vueltes al tema derechos.

«Nes sesiones en directo trátase de que M.I.A suene nun estribillu acompañando a Anabel y nun rinche. Que “Malamente” suene con Héctor Braga y quede bien»

¿Cómo ye’l procesu compositivu d’una pieza tuya? ¿Ónde restoles y por qué escueyes eses fontes?

Básicamente hai dos maneres: alcontrar un cantar y que te vengan les igües a la cabeza o al revés; querer facer daqué en particular y buscar el cantar que pueda valir. Puede ser «que guapo puede quedar esti cantar con esti ritmu, si paez que ta pidiéndolo» o «oi, tengo ganes de probar a facer daqué asemeyao a lo que fai fulanita, igual con esti cantar…». Siempre, yá digo, tratando de que fluya too. Delles vegaes suena perbién de la que lo pienses pero dempués, sobre’l papel, la cosa nun furrula. Al final creo que tou se reduce a escuchar tola música que puedo y yá les idees y les conexones van surdiendo soles. Tien munchu de «meca, y si…». Y de ver semeyances ente músiques de diferentes llares, que ye finalmente lo que-y da consistencia y fai que nun suene forzao.

Aparte de los tos discos tán les tos sesiones, nes qu’amestes a pieces tuyes temes d’artistes populares d’anguaño como Rhianna, Gorillaz, M.I.A o Kendrick Lamar. El resultáu ye mui orixinal. ¿Cómo se t’ocurre facelo asina?

Tol mundu tien les sos referencies y gustos musicales presentes a la hora de facer música, sea de manera premeditada o non. Esti ritmu puede tar inspiráu nesi otru, esti sinte nel soníu d’aquella otra canción… Lo único que fice foi, como dices, amestar eses referencies. Si parto d’esti puntu pa componer, por qué non rellacionalu del tou, fusionalo. Quicir, yá nun se trata de facer un live lletrónicu basáu en cantares tradicionales namás sinon de qu’esos cantares suenen xunto a otros perconocíos d’artistes internacionales y empaste too. Que M.I.A suene nun estribillu acompañando a Anabel y nun pase ná. Que “Malamente” suene con Héctor Braga y quede bien. Que se forme un corru mientres suena “Enrame” y en metá del cantar apaeza Kendrick sobre’l mesmu ritmu… y el corru siga. Esi momentu lo resume tou.

Esti 2020 publicasti ‘Llariegu’. Fálanos sobre él.

De primeres ‘Llariegu’ naz, como munches coses, siendo otra cosa diferente a lo que finalmente foi. Nun yera nin un discu. Vien d’un proyectu, “Remis y la Dixebra”, onde a partir de dos grabaciones (Xota Remis y La Dixebra de Beleño) púseme a facer prebes en diferentes estilos mientres el confinamientu. Yera como un exerciciu, ver cuánto daba de sí y hasta ónde podía llegar. La cosa foi creciendo hasta qu’eses grabaciones pasaron a ser dos más d’ente otres que fui incluyendo. Cada vez que revolvía p’alcontrar una voz, un bouzuki, unes panderetes… salíen nueves idees. Foi durante’l procesu y non enantes cuando pienso en ‘Llariegu’ como conceptu.

Entamé a dixitalizar vinilos de Cuélebre, La Bandina Son les Poles, La Pastorina… y ehí vi claro cuál diba ser el camín. Decatéme de que tou lo que llevo faciendo estos años ye “llariegu”. Coyer xéneros musicales que son yá “globales” y pasalos pola cultura d’equí. Y al revés. Quicir, podemos falar de renovar la tradición pero tamién de ver cómo facemos de nueso otres músiques. Atender a la capacidá de la música pa camudar y tresformase según llugar y momentu hasta’l puntu d’apaecer formes nueves. África, por exemplu, me maravilla. Del afrobeat al jazz de Bona, el pop de Ismael Lo, el blues de Tinariwen. Como lo faen dende la so llingua y lo enllenen tou d’elementos propios del so folclor con una naturalidá brutal. Lletres, melodíes, instrumentación. Y como esto a la par ayuda a que’l so raigañu sea conocíu y esportáu. Güei tamos cansaos de sentir djembes, darbukas, marimbas y polimetríes en discos de tolos palos. Daqué habitual per otru llau. Nun suena igual el rap USA que’l francés. Suenen diferente porque la vida ya la cultura son diferentes. El mesmu procesu que tuvo por exemplu el rock n’andalucia de los 70, el techno en Berlín o los ritmos xamaicanos n’UK. Creo que’l pop llariegu tien hasta ciertu puntu un acercamientu asemeyao. Ye pop rock o canción llixera fecho n’Asturies y eso refléxase.

Con tou esto na cabeza llancéme a grabar lo que pa mí podía ser una d’aquelles cassettes nel 2020, un pequeñu homenaxe y un agradecimientu. ¿Qué pasa cuando llega la cumbia a Tremañes? Que cancia Nuberu tirando del corri-corri.

Tamién tas trabayando últimamente’l componente visual amás del musical. ¿Por qué? ¿Va xugar un papel relevante na to carrera?

Y toi trabayándolo menos de lo que debería, tamién ye verdá. Los visuales tienen un pesu grande nos directos, nun ye namás vestir l’escenariu, ye acompañar con imáxenes lo que diz la música, potenciala. Como’l cine pero al revés. Si que tengo ganes de poneme en serio con ello. Los videos de los cantares que subo a YouTube pueden considerase prebes; l’aniciu. Dir viendo cómo plantealo.

Amás de Fruela 757 y del proyectu de Jahzzar, va dos años y picu que yes el DJ d’Anabel Santiago. ¿Qué t’aporta musicalmente ser parte de la so banda y qué aportes tú musicalmente al grupu?

Tar con Anabel cambiólo too. Per un llau el simple fechu de que te fiche una de les tos mayores referencies, trabayar con dalguien de quien yes fans zarráu. Ensayar, actuar y grabar con Anabel. Teminar siendo músicu y collaciu. Tela.

Per otru llau cambióme la perspectiva. Yá nun se trataba de facer un arreglu a la mio manera, controlando tou’l procesu. Yes parte d’una banda, mi primer vez. Y vaya banda: Chus, Emilio, Corde. Xente manco, con una trayectoria tremenda y colos que deprendí lo que nun ta escrito. Sobre tou garré confianza. Yera’l nuevu, el guah.e anque sea un cachín mayor qu’Anabel, pero tan importante como los demás. Y foi guapísimo lo que ficimos como grupu, un trabayu coral. Yo llegué coles mios idees pa ritmos, cola mio forma de trabayar los cantares y de facer igües y ellí toos tábemos pa lo mesmo. Hubo una conexón brutal, de tener toos claro lo que buscábamos y de buscar les mesmes coses.

Foi tamién un puntu d’inflexón. Per primer vez Fruela taba faciendo solombra a Jahzzar. Y finó tamién l’anonimatu (rises)

«Por munchu que puedas averate a los soníos más exitosos, si la cultura’l país ye tratao como una pieza de muséu poco vamos conseguir»

Nesta edición del Anuariu damos los datos de que’l 50% del públicu que consume música del país nes plataformes dixitales ta ente los 28 y los 44 años. Namás hai un 10% de mocedá menor de 22 años que consume música asturiana per esta vía. Esta realidá treslládase tamién a los conciertos. ¿Cómo lo valores? ¿Crees qu’una propuesta como la tuya, qu’amesta los sones urbanos que consume anguaño gran parte de la mocedá cola música del país, pue ayudar a da-y una vuelta a la situación?

Creo que tolos proyectos nuevos y vieyos que parten de dar una vueltina a la tradición busquen eso, ente otres coses. Que la música con raigañu llegue a nuevu públicu. Y ye verdá qu’anguaño paez que ye tendencia lo de “tradición y modernidá” asina como munchos de los ritmos sobre los que trabayo, que podría aprovechase la fola. Oxalá fora asina de cenciello, pero non; les tendencies son efímeres. 

Igual ye meyor buscar un cambiu más dende la base que pueda consolidase nel tiempu. Nun me paez que la cosa vaya de da-y una capina pintura o echá-y un pocoñín d’azúcar pa qu’entre meyor, sinon más bien de normalizalo, de situalo nel equí y agora, de da-y vida. La mocedá tien que vivilo como parte de la so realidá, non como una postal, daqué esterno qu’observar. Namás asina atraerá la so atención y se implicarán, que ye lo importante.

Por munchu que puedas averate a los soníos más exitosos, si la cultura’l país ye tratao como una pieza de muséu o peor, como una chancia, poco vamos conseguir. Y nesi sen ye perimportante’l papel de l’alministración, de TV pública, de prensa, de la sociedá en xeneral, non namás de los músicos. Fai falta una industria cultural sólida, formación y información. Y cai, y casa. La recuperación del patrimoniu ye imprescindible pero tamién la so contestualización, el facelo cotidianu, que rapear n’ast sobre una base-xota nun seya daqué “revolucionario” sinón lo más normal del mundu. Como dixera Ambás, «si yo recopilo un toque de pandereta ya los que vienen detrás nun deprenden a tocar la pandereta…»

«Decatéme de que tou lo que llevo faciendo estos años ye “llariegu”. Coyer xéneros musicales que son yá “globales” y pasalos pola cultura d’equí»

Y yá pa rematar. ¿Hasta onde va llegar esti ‘Llariegu’ y cuáles son los tos próximos planes?

‘Llariegu’ llegará hasta onde marque la xente. Por mi parte quédame montar un live lo más guapo que pueda y entamar dalguna cuando seya posible. Mentanto ando yá con nueves idees. Agora toi a la gueta de ritmos programaos inspiraos nos tradicionales que puedan llegar a tener percorríu, que puedan dar pie a un “movimientu” si ye posible. Quicir, ¿Por qué xuntar esi cantar con una base trapera si puedo facer una base col ritmu d’una xota? ¿Y si esa xota programada sonara trapera? ¿O funk? ¿Y si tou eso fuera un xéneru en sí mesmo? Si pienses en reggaeton, en cumbia, en memphis rap o en 2step por exemplu enseguida vien a la cabeza un ritmu, unes característiques, unos soníos. Alcontrar eso pa un son-lletrónicu, por exemplu. Ritmos cenciellos, con soniquete reconocible y estrapolable, que puedan ser la base de munches canciones. 

Per otru llau llevo tiempu con ganes de crear una batería/archivu de soníos d’instrumentos tradicionales. Daqué paecío a una llibrería que pueda utilizase pa crear a partir d’ella. Y a la fin, quiciabes, unir ambos proyectos. Que bueno, son dos idees col mesmu propósitu: lo que m’apetez agora más que facer semeyes ye intentar facer una cámara, como dicía aquel.

XICU ARIZA. Entrevista publicada orixinalmente nel Anuariu de la Música Asturiana 2020

Dexa un comentariu

X