Xune Elipe: «Cola música a otra parte»

Ta claro que’l sector musical en xeneral va salir mui perxudicáu d’esta pandemia coronavírica, y l’asturianu en concretu inda más –si cabe– pola so debilidá histórica y estructural. Yá sabemos que nun va haber fiestes, nin romeríes, nin conciertinos, nin conciertonos, nin nueches folk/celta, nin festivales… Y con ello l’actividá y presencia de la nuestra música va ser nesti 2020 prácticamente nula. Ye, cenciellamente, una traxedia, asina lo hai que dicir y espresar, con toles lletres y ensin paños calientes. Y ello porque se trata d’un ecosistema fráxil, desuníu y ensin una voz propia. Nun cuenta col asociacionismu del mundu del teatru o del cine n’Asturies, o col pedigrí intelectual de la lliteratura, nun tien al so serviciu nin Llaborales nin Niemeyers; malvive ente los pagos en negro y les migayes de l’alministración.

A lo llargo de los últimos cuarenta años la música d’espresión asturiana (aquella que remanez de la tradición, ta inspirada nesta o cantada nes llingües propies del país nel estilu que seya) foi la estaya más afitada, dinámica y influyente d’esi conglomeráu diversu al que llamamos asturianismu. Ye la única que tuvo y tien una incidencia real na sociedá y supo llegar a ella de manera más o menos mayoritaria, saliendo del guetu de ‘los del bable’ y, en bien de casos, convirtiéndose na voz pública y visible del movimientu en pro del país. Relevancia interna y tamién esterna, porque los sos intérpretes y grupos foron y son verdaderes embaxaes asturianes y focos de promoción internacional d’esta tierra que d’otra manera enxamás diba dase a conocer más allá de los Pirineos. Porque eso ye lo que fixeron Llan de Cubel nes sos xires pelos Estaos Xuníos, Felpeyu nos sos dos tours australianos, Corquiéu nes sos visites al festival Celtic Connections d’Escocia, Tejedor nos múltiples conciertos qu’ufiertó n’Italia, Dixebra nel concursu Liet International en Suecia, Skama la Rede nel Festival Internacional da Máscara Ibérica en Portugal, L-R nel Underneath the Stars Festival n’Inglaterra o toles formaciones que foron al Festival Interceltique de Lorient y, por supuestu, Hevia pel mundu enteru. Llevaron la so manera particular d’entender la música asturiana, pero tamién la llingua, la lliteratura, la gastronomía, el paisaxe y el nome d’Asturies, averándola a llugares nos que, probablemente, de nun ser por ellos, enxamas sentiríen falar d’esti pequeñu país. Por estes dos cuestiones, la influyencia social nel espardimientu d’un discursu d’autorreconocimientu y arguyu en clave asturianista y la visibilización internacional d’Asturies, la importancia de la música llariega ye enorme. Asina, dende los órganos de gobiernu propios habría de llevase a efectu una política d’apoyu, difusión y consolidación de la mesma, peeeroooo…

Al traviés del ‘Anuariu de la Música Asturiana’ llevamos dende l’añu 2000 esixendo a l’alministración autonómica una política amañosa nesti sentíu y proponiendo bien de posibles acciones a desenvolver. En tou esti tiempu nenguna d’elles foi tenida en cuenta polos responsables políticos de turnu, nin les más cencielles de desarrollar nin, por supuestu, aquelles otres más complexes o que requeriríen un esfuerciu mayor. Esa falta de previsión y de política musical, esa inacción permanente en tou esti tiempu, ye lo que va facer de la situación que sufrimos anguaño una traxedia. Pero, pola nuestra parte polo menos, nun queremos cayer en señalar namás los porqués, tamién queremos aprovechar too esto pa reflexonar y siguir apurriendo la mano, facer propuestes, collaborar y sentar les bases pa un futuru meyor. Ye tiempu de tomar decisiones nesti sentíu, con acciones directes sobre’l sector, inmediates y a curtiu plazu, pero tamién son necesarios cambios estructurales, que tresformen de fondu’l sistema’ musical asturianu, qu’amenorguen la so precarización, procuren estabilidá y permitan la profesionalización.

N’otros territorios de les nuestres mesmes característiques, con gobiernos autónomos en mayor o menor midida y una llingua n’estáu de minorización (con graos estremaos d’esti procesu) podemos alcontrar exemplos y esperiencies que bien nos pueden valir pa inspiranos a la hora de desenvolver polítiques verdaderamente tresformadores y con éxitu. Como exemplos d’ello vamos reparar en dos comunidaes bien distintes, una apegada a nós y otra bien lloñe d’equí: Galicia y Quebec.

Na primera funciona dende hai años l’Axencia Galega das Industrias Culturais (AGADIC), que tien por oxetu l’impulsu y l’afianzamientu del texíu empresarial nel sector cultural gallegu. Les sos competencies espárdense a la totalidá de les actividaes culturales y artístiques desarrollaes por creadores individuales y empreses, na busca d’unes industries culturales dinámiques, competitives y innovadores; nella la música tien un pesu realmente bultable. AGADIC cuenta con diferentes llinies de trabayu dirixíes a dotar de mayor estabilidá al sector, optimizar la xestión empresarial nos procesos de producción y distribución, dinamizar el mercáu interior y promover la proyección esterior de los bienes y servicios culturales gallegos. Ente elles les convocatories añales de subvenciones, la xestión de circuitos estables o la difusión de los productos culturales gallegos fuera de Galicia, como parte importante de la so política d’internacionalización, nel marcu de los principales mercaos culturales del mundu; amás de fomentar la demanda de productos culturales na sociedá gallega. Ye tamién responsable de la Rede Galega de Música ao Vivo, na qu’una trentena de locales de la comunidá tán integraos, financiada nun 85 por cientu pola Axencia y que permitió una mayor profesionalización ente los músicos del país. Per otru llau, como parte d’esta política d’intervención integral, la Radio e Televisión de Galicia (RTVG) cumple una función imprescindible en tou esti procesu. Na so parrilla, tanto radiofónica como televisiva, cuenta con una programación bien estensa y variada de formatos d’apoyu y promoción de la música propia: ‘Lume na palleira’, ‘Musigalité’, ‘Os cantos rodados’, ‘No bico un cantar’, ‘Alalá’, ‘Intermusic’…, amás de canales especializaes como Radio Galega Música, Son Galicia Radio y Radio Picariña (música infantil).

Na “provincia” –denominación alministrativa– francófona de Quebec (estáu canadiense) el Gobiernu autónomu creó en 1995 (anque con antecedentes que yá veníen funcionando dende los años 80) la Société de Développement des Entreprises Culturelles (SODEC). Tien varies estayes de trabayu y gran cantidá de programes y ayudes. Del apartáu estrictamente musical esbillamos delles de les llínies más llamatives o interesantes: contribuyir al afianzamientu de les empreses de Quebec na industria de la música, promover la circulación d’espectáculos musicales en Quebec, fomentar el desarrollu y la difusión de conteníu musical de Quebec nos nuevos medios, apoyar el surdimientu d’artistes o grupos emerxentes, concienciación ente los universitarios hacia la música na variedá francesa falada nel país o impulsar l’audiencia de la música quebequense. SODEC ufierta, amás, una serie de creitos pa la producción d’espectáculos musicales o de grabaciones sonores. Destaca tamién el programa denomináu Asistencia a la Esportación col que se busca, entre otres coses, l’ampliación de los mercaos culturales fuera de Quebec, la influyencia cultural de Quebec nel estranxeru o facilitar intercambios que favorezan el reconocimientu de la esperiencia de Quebec nel desarrollu de les industries culturales. Too ello compleméntase y apóyase na Llei Corporativa pal Desarrollu de les Empreses Culturales, aprobada pol Parlamentu de Quebec en 1994. Otra manera, los medios de comunicación públicos como Télé-Québec tán tamién al serviciu de la industria musical y la escena sonora local, con una ufierta variada d’espacios dedicaos a la mesma, como por exemplu’l programa Belle et boum’, que lleva yá diecisiete temporaes dende l’añu 2003 y más de cuatrocientos conciertos. Emítese na franxa de máxima audiencia, los sábados a les nueve de la nueche (con reemisiones), y según la so propia descripción nél “mézclense tolos estilos musicales y los artistes emerxentes rellaciónense colos grandes nomes de la canción”. Tien varies secciones, escomenzando con un conciertu del solista o grupu protagonista, al que-y sigue una entrevista con él, pa dar pasu a una recomendación de calter musical ufiertada por persones conocíes (escritores, directores de cine o teatru, periodistes, actores, etc.) de la sociedá quebequesa y acaba, otra vuelta, con una actuación na que suelen participar convidaos especiales que collaboren nella; vendría a ser dalgo asina como’l desapaecíu espaciu de la TPA ‘El Club Musical’, pero con munchos más medios.

Éstos son, namás, dos exemplos, unu cercanu y otru llonxanu, de polítiques musicales de promoción, apoyu y afitamientu de la escena local. Podríen ponese munchos más de territorios con llingües propies y ciertu grau (mayor o menor) d’autogobiernu: Euskadi, Cataluña, Gales, Cerdeña, Frisia, Córcega, Piamonte… Toos ellos del mesmu ámbitu sociolóxicu y xeográficu qu’Asturies, esto ye, Europa occidental. Conocer les sos acciones nesti terrén pue valinos pa orientanos y inspiranos nel nuestru casu, aprovechando les sos esperiencies col aquel d’entamar una política musical adaptada a les nuestres característiques propies, siendo realistes pero con oxetivos claros; fainos falta yá planificación, un tratamientu global del fechu musical asturianu y un compromisu institucional. Esta pandemia ha servir pa crear conciencia sobre’l sector musical propiu, apoyalu y entendelu d’una vez non sólo como un vehículu d’ociu o entretenimientu, sinón como un elementu a tener en cuenta na visibilización d’Asturies (interior y esteriormente) y como un nichu económicu más. Los y les intérpretes asturianos, cola so avezada solidaridá alliviaron el confinamientu, foron de los primeros n’ayudar nesta crisis faciéndola más llevadera, esperemos que nun seyan los últimos en salir d’ella.

Xune Elipe. Director del Anuariu de la Música Asturiana.

Dexa un comentariu

X