El día que la Ópera faló como los aldeanos

En xineru del 2019, l’usu del asturianu foi protagonista nel estrenu d’una ópera, cuestión qu’enllenó páxines nos periodicos. Sicasí, la repercusión vieno por unos fechos que pasaron enantes de que los protagonistes de Pelleás et Mélisande salieren al escenariu del uviedín Teatru Campoamor. Foi cuando una presentación pregrabada en castellanu, asturianu y inglés avisó a los asistentes de qu’apagaren los móviles y nun sacaren semeyes. Namás empezar a sonar les primeres palabres nel nuestru idioma, una parte del públicu xibló y espatuxó, mientres que dende les grades superiores -les más barates- otra parte del públicu respondió con aplausos a la llocución n’asturianu. Nes selmanes que vinieron depués, los periódicos -dexando de llau tola deontoloxía de la profesión- convirtiéron  los xiblíos y los aplausos que se repitieron en cada sesión nuna especie de referendum sobre la política llingüística autonómica.

Más d’un añu depués, la Conseyería de Cultura del últimu Gobiernu Asturianu contrariu a la oficialidá anunció que la XL Selmana de les Lletres diba tar dedicada a la música y que, ente los actos, diba incluyise un conciertu d’ópera. Una decisión que nun prestó un res a la conceyala del PP d’Uviéu y profesora del Conservatoriu del Nalón, María Ablanedo, qu’al traviés de twitter afirmó que yera una «aberración» traducir ópera al asturianu. «¿Será que nun tenemos cantares guapos n’asturianu pa promocionar qu’hai que fabricar esta aberración? Tengo muncho enfotu en que se curie l’asturianu y en que se conoza la nuestra música, pero asina non», escribió la conceyala popular sobre esi actu.

«En países como Reinu Uníu o Alemaña ye un vezu traducir óperes escrites n’otres idiomes»

Ablanedo paecía desconocer qu’en países como Reinu Uníu o Alemaña ye un vezu traducir óperes escrites n’otres idiomes, como l’italianu, o mesmo qu’en 1997 salió a la cai’l discu L’asturianu muévese, onde un total de venti grupos que canten en castellanu, gallegu, vascu, aragonés o catalán tornaron les sos composiciones al nuestru idioma. Hasta un Premiu Nobel como Bob Dylan cantó nel nuestru idioma al traviés de la voz de Toli Morilla y nin falar yá de que la traducción ta presente nel sistema lliterariu asturianu dende’l so momentu fundacional con Antón de Marirreguera y les sos fábules. Sicasí, a Ablanedo poco-y importen estes coses, más propies d’aldeanos y que nada tienen que ver cola cultura alta.

A pesar del espatuxe de la conceyala -nun ta confirmao que fuera una de les que xibló nel Campoamor-, el cinco de mayu, a les 12.30 hores, el Claustru del Muséu Arqueolóxicu acoyó En clave de lluna, una esbilla de los grandes clásicos de la música europea al asturianu adaptaos pol históricu cantante del Nuevu Canciu Carlos Rubiera, que vivió con esta estrena’l que probablemente foi’l summum de la so carrera artística. Y ye que’l recital valió pa mostrar la so evolución personal a lo llargo de cuarenta y cinco años: del cantautor de los años setenta hasta convertise nun cantante de pieces llíriques, siempre col compromisu llingüísticu presente.

Los encargaos de poner voz a esta estrena foron el tenor Pedro José González, el barítonu Juan Salvador Pruvia, el Coru de la Universidá d’Uviéu dirixíu por Joaquín Valdeón, el pianista Maria Bernado Fernández y el mesmu Carlos Rubiera, que reivindicó los sos oríxenes como un fíu de llabradores humildes nun emocionáu discursu enantes d’interpretar «Los puritanos», de Vincenzo Bellini. Los otros temes foron «Canción del adiós» y «El secretu», de Tosti; «Tristura», de Faudè; «Esos güeyos azules», de Brahms; «La tilar» y «El xanu», de Schubert; «Nengún duerma», «Llucíen les estrelles» y «La Boheme», de Puccini; «Al fondu’l templu santu», de Bizet; y «Ai, pa siempre yá te perdi», de Bellini. La traducción de toles lletres al asturianu foi de Carlos Rubiera, que tuvo l’asesoramientu de la filóloga Ana Cano. Amás, pa la ocasión, l’Academia de la Llingua publicó’l llibretu d’En clave de lluna, onde s’inclúin les partitures, les lletres de los cantares y una biografía de los ocho compositores.

Los doce temes cumplieron col oxetivu, si tenemos en cuenta que lo que busca una traducción ye que’l llector nun note que lo que ta sintiendo vien d’otra llingua -cuestión que nuna obra musical ye tovía mas dificil al tener que respetar, amás de la rima de cualquier obra poetica, la entonacion musical y la métrica-. Ente toles versiones destacó «Cuando pienso», adaptación al asturianu del tema más conocíu de la opera de Verdi Nabucco: cuando’l coru de los esclavos xudíos canten a la señardá pola so tierra. Trátase d’un tema que, na época de la so estrena, los italianos asimilaron como un cantu a favor de la unidá nacional y contra’l dominiu austriacu. Pa la ocasión, Rubiera realizó una traducción domesticadora, convirtiendo «Va pensiero» -el títulu orixinal de la pieza- nun himnu a Asturies, a la so historia y a lo situación actual.

DAMIÁN BARREIRO. Artículu publicáu orixinalmente nel Anuariu de la Música Asturiana 2019

Discos de música asturiana clásica, lírica y coral a la venta na tienda

Dexa un comentariu

X