Xune Elipe: «L’Esperteyu: 25 años de pintes y folk»

Cúmplense estos díes los venticinco primeros años d’un local fundamental (imprescindible y necesariu tamién seríen mui bonos axetivos pa definilu) nel ambiente musical del país, yá que la so incidencia tresciende l’ámbitu esclusivamente uviedín. Nesti tiempu foron tres los sitios nos que s’asentó, mudances nes que llevó arrecostines el so espíritu independientemente del asitiamientu concretu nel que tuviere, eso sí, siempre na mesma zona: esa na que llegó a crease un triángulu formáu polos non menos míticos Ca Beleño y Cadorna/Posafuelles, xunto a L’Esperteyu. De toos ellos namás sobrevive esti últimu, resistente a los altibaxos y les crisis.

Esti templu folk ye un exemplu paradigmáticu de la manera d’entender l’ociu y la sociabilidá alredor de la música que tenemos n’Asturies. Suel tenese la sensación de que les conocíes como jam-sessions son la importación d’un fenómenu fundamentalmente irlandés; a min préstame da-y la vuelta a esta creyencia y pensar que nun dexen de ser más qu’una evolución d’una tradición tan nuestra como la xuntanza -más o menos espontánea- d’intérpretes y cantantes aficionaos que siempre se dio nos chigres asturianos. Yo, que vengo d’un ambiente urbanu como Avilés, viví dende neñu esti tipu d’aconceyamientos nel mio pueblu/barriu de Villalegre, onde xeneralmente los sábados na tarde-nueche o domingos a la hora del vermú, nes sidreríes asitiaes na cai conocida como La Estación -güei organizaes alredor del llamáu Llinderu de la Sidra-, entamábense coriquinos nos que nunca faltaba como acompañamientu una gaita, una guitarra, un violín, una harmónica, una pandereta… o lo que se terciare; con ello interpretábase un repertoriu mayoritariamente de calter asturianu, pero tampoco faltaben pieces foranes. Esta descripción bien podemos atribuyila a les jam-sessions qu’anguaño se dan en dellos locales espardíos pela xeografía patria. Nelles, músicos noveles cúrtense al llau d’intérpretes esperimentaos, creénse rellaciones, surden proyectos estables o, cenciellamente, disfrútase tocando. La so potencia simbólica, vistosidá y reclamu conviérteles nun patrimoniu inmaterial marca de la casa, nun elementu identitariu de la nuestra escena musical, n’imaxe de país; por too ello cásique habría que pidir la so declaración como Bien d’Interés Cultural (BIC), ensin llegar a tanto sí que dende los responsables culturales asturianos habríen d’apoyase y promocionase, facilitando’l so desarrollu (nun poniendo torgues a los locales) o, por exemplu, incluyéndoles como un elementu más en campañes audiovisuales dirixíes a atrayer visitantes.

«La potencia simbólica, vistosidá y reclamu convierte a les xuntances musicales en chigres nun patrimoniu inmaterial marca de la casa, nun elementu identitariu de la nuestra escena musical, n’imaxe de país»

Saben bien d’ello en L’Esperteyu, que lleven un cuartu de sieglu entamando o acoyendo esti tipu d’alcuentros, inalterables al desaliendu, al pasu del tiempu, a les modes, siempre lleales a una música: la «nuestra», seya d’esti llau de la mar o del otru. Güisqui, cerveza y música, tres elementos esenciales colos que construyir esti chigre folk (asina se definen) que forma yá parte del imaxinariu colectivu de la familia musiquera asturiana. Al llabor de promoción de los nuestros sones, al traviés d’intérpretes desconocíos o de figures relevantes de la música del país, hai qu’añader la posibilidá de disfrutar   de los aires provenientes de tierres hermanes, gracies a la presencia de grandes nomes del folk célticu internacional que pasaron per ellí en toos estos años. Tan cuidáu ta l’aspectu musical que la escoyeta que reproduz el so equipu de soníu representa en sí mesma un atractivu más pa tomar daqué y dexase afalagar por ella…

Pero los chigres, por mui guapos que tean decoraos, nun dexen de ser parees, meses y sielles; quien-yos dan carácter, identidá y espíritu son quien los rexenten. Nesti casu, Armando y Teresa, bonales y serviciales, que -anque suene a topicazu- faen que te sientas como en casa. Ellos son L’Esperteyu y tolo qu’ésti representa, celebrando esti aniversariu cola estrena d’un asitiamientu nuevu nel que caltienen el mesmu enfotu de siempre, al pie de la barra, recibiéndote falagueros y atesorando l’oficiu y bon facer que da la esperiencia. Por too, llarga vida a L’Esperteyu y gracies!!!

Xune Elipe.

Dexa un comentariu

X