Xune Elipe: «Gracies, Shane»

Alcuérdome perfectamente del día que vi y sentí pela primer vez na televisión a los Pogues, yera a mediaos de los años 80 y la imaxe d’aquellos tipos estrafalarios, con instrumentos acústicos típicos del folk, pero con una actitú punk ablucante, interpretando’l tema «Waxie’s Dargle», berreando como oveyes escarnaes con un cantante desdentáu, marcaríame fondamente… poco tiempu depués d’aquella «visión» echaba a andar Dixebra.

«L’impactu que nos causó aquella banda d’irlandeses afincaos en Londres, comandaos por un rapaz de nome Shane MacGowan, que tenía la traza de cualquier conocíu nuestru del barriu, foi pergrande»

L’impactu que nos causó aquella banda d’irlandeses afincaos en Londres, comandaos por un rapaz de nome Shane MacGowan, que tenía la traza de cualquier conocíu nuestru del barriu, foi pergrande. Naquel momentu, la música celta vivía la so primer gran folada y n’Asturies los aficionaos a ella yeren almiradores de les bandes folkis que llegaben d’Escocia, Bretaña y, sobre manera, Irlanda; toes elles d’una calidá y virtuosismu escepcional, con cantantes femenines de voces nidies y cristalines o masculinos de timbre cálidu y elegante. Nesti contestu sonoru escomencemos a reivindicar a aquellos músicos que, lliteralmente, aporreaben los sos instrumentos y glayaben les lletres con voces esgarraes y rotes. 

«L’ambiente folki asturianu nun sofitó la nuestra apuesta y nun entendía cómo nos podía gustar “aquello”. La nuestra respuesta ante les crítiques siempre yera la mesma: “Póg mo thóin”, bésame’l culu n’irlandés»

L’ambiente folki asturianu, too hai que lo dicir, nun sofitó la nuestra apuesta y nun entendía cómo nos podía gustar «aquello», calificándolo de poco calidable, con comentarios del tipu «son unos Dubliners en malo». A nós dionos igual, devorábemos cada discu que salía de los Pogues y conocíemos perfectamente la so intención: da-y a la música irlandesa una dimensión nueva, facer que les xeneraciones más moces, de calter urbanu y ensin conexón con ella, llegaren a sentila como propia, contemporánea, actual, atractiva. La nuestra respuesta ante les crítiques siempre yera la mesma: «Póg mo thóin», bésame’l culu n’irlandés, espresión típica d’aquel país que MacGowan y los suyos adaptaron a la fonética inglesa como Pogue Mahone, el primer nome del grupu, que cambiaron polos problemes que-yos daba cola censura imperante nes Islles Britániques daquella. 

«Una de les sos composiciones con más sonadía, “Dirty Old Town”, falábanos d’una vieya y puerca ciudá; un reflexu afechiscu del llugar que conocíemos perbién los nacíos nel Avilés de los años 60»

Les sos lletres son más que simples testos pa canciones, foi un gran poeta de los desheredaos y del fracasu (él mesmu dicía: «Les lletres traten sobre engarriase, beber, morrer… yá sabes, les coses que toos faen»), allabó a la so querida Irlanda, cuspióla, reivindicóla (nel documental del director Julien Temple, tituláu Crock of Gold: A Few Rounds With Shane MacGowan -2020-, dixo: «Avergonzábame de nun tener el valor pa unime al IRA y los Pogues foron la mio manera de superar eso»), pero penriba de too echóla en falta. El sentimientu de desarraigu de la que yera rapaz diba forxar la so personalidá,  que lu llevó a tar nel límite de contino, nel cantu del precipiciu… anque quiciabes siempre tuvo destináu a ser asina. Gracies a él conocimos al cantautor d’orixe escocés Ewall MacColl y una de les sos composiciones con más sonadía, «Dirty Old Town», que nos falaba d’una vieya y puerca ciudá; un reflexu afechiscu del llugar que conocíemos perbién los nacíos nel Avilés de los años 60. 

Shane MacGowan xunto a Joe Strummer de The Clash, dos de los referentes musicales principales de Dixebra

Dexástinos, al igual que’l to colega Joe Strummer, demasiao ceo, pero’l to legáu musical ye tan grande qu’entres na categoría de mitos inmortales. Gracies por tanto, por tan bonos momentos como nos fixisti pasar, porque ensin ti nun seríen posible cantares como «Nesti mundu traidor» o «Canciu d’amor». Esta nueche voi desempolvar los vieyos discos de vinilu de los Pogues y dexar que l’aguya de la pletina vuelva a dar vueltes pente ellos, voi volver a sentir y tarariar eses canciones que falen d’un país asemeyáu al míu, voi servime una bona pinta de Guinness, voi acompañala con un chupitín de güisqui irlandés y voi brindar a la to salú. ¡SLÁINTE!


XUNE ELIPE. Músicu, productor cultural y director del Anuariu de la Música Asturiana.

Dexa un comentariu

X