Editorial: «L’AVE musical»

Dempués de 20 años de retrasu y una inversión de 4.000 millones, l’AVE aportó ayeri a Asturies. Coindidiendo con esti fechu históricu, dende la Conseyería de Presidencia, Retu Demográficu, Igualdá y Turismu -dientro de la que s’enmarquen les competencies rellacionaes cola música n’asturianu-, anunciaron que van destinar durante dos años unos 7 millones d’euros en promocionar la llegada del AVE. Ta na llinia de toa una serie d’inversiones en materia turística que’l Principáu vien anunciando, como los 100 millones de fondos europeos que destinará pa tresformar el sector turísticu. Al marxe de les consideraciones que se puea tener alrodiu l’AVE, el turismu y los sos efectos; ta claro que ye una apuesta firme per parte de los poderes políticos, económicos y mediáticos asturianos.

«¿Imaxínense qu’Andalucía se promocionara internacionalmente ignorando’l Flamenco? Pues lo que fuera nun ye de recibu, equí paez que sí»

¿Y qué ye lo que se va promocionar? La web nueva oficial turística d’Asturies presenta al país como «un lugar con increíbles paisajes de mar y montaña, siendo un destino sostenible, amable y acogedor con una marcada identidad cultural y una cocina de paisaje únicas». Sicasí, llama l’atención que d’esa «marcada identidá cultural» nun haiga nin una única mención a les espresiones culturales de raigañu, a la llingua propia o a la creación cultural contemporánea y la so ufierta d’actividaes; tres cuestiones qu’ensin dulda son d’interés turísticu y cultural. Visibilízase lo de siempre: Patrimoniu, Prerrománicu, Arte Rupestre, Itinerarios Culturales, Museos y Patrimoniu Relixosu; unos elementos que son perimportantes, pero a los que se lleva 40 años faciendo referencia xunto col reclamu del «paraísu natural». Otros aspectos únicos como los horros, l’asturianada, los bolos asturianos o’l baille tradicional paez ser que nun tien tanto interés pa identificar la imaxen d’un país. ¿Imaxínense qu’Andalucía se promocionara internacionalmente ignorando’l Flamenco? Pues lo que fuera nun ye de recibu, equí, una vegada más, paez que sí.

«Pidimos que la promoción turística reconoza toles señes d’identidá propia y que sirva tamién pa puxar pol desarrollu del sector cultural»

Dao que les inversiones y l’apuesta pol turismu van facese sí o sí; reclamamos otres formes de promoción turística que partan del respetu, del reconocimientu y de la visibilización de toles señes d’identidá propia. Tamién pidimos que sirva pa puxar pol desarrollu d’un sector mui venceyáu al turismu, como ye’l de la industria cultural. Centrándonos nel ámbitu de la música n’asturianu, ye evidente que la música contribúi a crear imaxe de país -fado, salsa, country, rancheres… son estilos que s’asocian d’inmediatu a Portugal, Cuba, EE.XX y Méxicu-, polo que sería lóxico que la promoción turística fuera de la mano de la promoción de la música asturiana. Namás falta la visión y la voluntá política pa facelo, porque la bona materia prima tenémosla y tamién tenemos trabayadores culturales que, dende’l Gaiteru Lliberdón a Rodrigo Cuevas pasando p’El Presi y Felpeyu, lleven sieglos esportando con éxitu la música’l país y la imaxe d’Asturies pelos cinco continentes.

«Tenemos materia prima y trabayadores culturales que lleven sieglos esportando con éxitu la música’l país y la imaxe d’Asturies pelos cinco continentes»

Acciones pue haber munches y otres Comunidaes Autónomes lleven tiempu desendolcándoles con bonos resultaos: da-y visibilidá a la música propia nos materiales promocionales d’Asturies -entamando pela mentada web oficial-; tener presencia digna y planificada en feries internacionales musicales como’l Mercat de la Música de Vic, BIME de Bilbao, WOMEX -qu’esti añu amás celebróse en Galicia-, Showcase Scotland o festivales como’l Liet International -esi Eurovisión de les llingües minorizaes nel qu’Asturies dexó de participar-; promover xires internacionales d’artistes de la música n’asturianu; incluyir el componente musical nes distintes actividaes de promoción turística que s’entamen; o aprovechar los itinerarios y equipamientos culturales que yá se tán promocionando -Camín de Santiago,  museos etnográficos, espacios del patrimoniu industrial…- pa programar actividá musical nellos. 

«Pueden desencolcase munches acciones que valgan pa que los munchos millones que se van destinar a la promoción turística tamién repercutan na industria cultural»

D’esta manera los munchos millones que se van destinar a la promoción turística tamién repercutiríen nel desarrollu de la industria cultural; en promover los derechos culturales del pueblu asturianu; en crear una imaxe de país más diversa, atractiva y esportable; y en fomentar el conocimientu y l’apreciu de la cultura propia per parte de la propia sociedá asturiana. ¿Habrá interés, voluntá, imaxinación y capacidá pa ello? O, como l’AVE, ¿llegará tamién con 20 años de retrasu? 

Dexa un comentariu

X