Raúl Alonso: «Misiva d’una despidida inesperada»

Va más o menos un mes qu’entamaba La Última Misiva, los tres caberos conciertos de Misiva a mou de despidida. Esi primer conciertu yera nel FICAL (Festival Internacional de Cerveza Artesano de Llangréu) y ellí foi onde principié a decatame de que lo que taba viendo taba llegando a la so fin. Decatéme tres de cantar con Humber ente’l públicu en dellos estribillos, tres falar con ellos una vegada que rematara’l conciertu y entamar l’alderique con un «tenéis que siguir, nun podéis dexalo»

Pa mi, pa un mozu de 24 años que creció cola so música, sobre manera na so adolescencia, afita un puntu y a parte na trayectoria vital. Misiva ñació nel añu 2010, pero nun diba ser hasta cinco o seis años dempués cuando les sos melodíes enllenes de rabia diben llegame. Foi, como nun había ser d’otra manera, “Foriatu na mio ciudá” el primer cantar que sentí y col que, quiciabes, tamién pescancié que sobre lo que cantaben nesti tema yera dalgo que yo vivía, pero a lo que nun-y daba importancia. Quiciabes, agora reflexonando de manera posada, deba a Misiva la mio militancia llingüística. D’esi discu, Invencibles, onde ta esi cantar tan conocíu d’ellos, recuerdo sentilu hasta casi quemar los cantares, mesmo colos otros que teníen ya publicaos, Gran Mentira, Parte de la solución y l’EP de versiones. 

«“Foriatu na mio ciudá” foi’l primer cantar que sentí y col que, quiciabes, tamién pescancié que sobre lo que cantaben nesti tema yera dalgo que yo vivía, pero a lo que nun-y daba importancia. Quiciabes deba a Misiva la mio militancia llingüística»

Foi tamién Misiva la mio entrada al punk-rock. Como ellos mesmos dicen «ye movimientu» y yo, que nun paro quietu, fixi d’esa frase una bandera. Con Misiva conocí tamién a Desakato (y non al revés, como pue parecer lóxico) y dexé que los algoritmos de Spotify me llevaren a grupos con munches semeyances. Sabía «onde taba’l mio llar, onde taba’l mio llugar» nel punk-rock.

Sicasí, magar del enfotu en sentir a Misiva, el mio primer conciertu de so nun diba ser hasta 2019, cuando yá tuvieren oportunidá de sacar otru discu, En pie de xera. Recuérdolu perbién. Un domingu, 20 de setiembre de 2019 en San Mateo, nel chiringu de La Folixaria, cuando les fiestes d’Uviéu pagaben la pena y yeren populares. D’esi día entá guardo una de les baquetes de David, una púa blanca y el recuerdu de ver tamién, per primer vez, a Humber cantando con Pepo (Desakato). Dende esi día hasta güei, escápenseme les vegaes que percorrí la orografía asturiana a la busca d’unu de los sos espectáculos.

«En L’Últimu aliendu destacaba per enriba de toes el tema “Héroes ensin nome” y xunto con Yedra Riesgo creamos un podcast con esi nome, unu de los proyectos más importantes que desenvolví hasta agora»

N’abril de 2020, somorguiaos nel zarru pol andanciu de la COVID, asoleyaben l’EP L’Últimu aliendu, con tres temes bien potentes y col so estilu inconfudible. Nesi trabayu destacaba per enriba de toes, na mio opinión, unu: “Héroes ensin nome”. Tanto foi asina que, xunto con Yedra Riesgo, la mio compañera de batalles culturales, creamos con esi nome unu de los proyectos más importantes que desenvolví hasta agora. Falo del podcast Héroes ensin nome pa difundir los proyectos culturales d’Asturies que son imprescindibles pa caltener el nuesu raigañu. Con esi nome grabemos dos temporaes de la manera qu’a nós nos presta denominar, siendo comunicadores d’alzada. Tamién el cantar formó parte del proyectu, siendo la sintonía d’esti. Son, pel momentu, 31 programes y nel 21, l’últimu de la primer temporada, los protagonistes son ellos, con homenaxe a una persona mui querida por Nostic, baxista de la banda. Nesi capítulu, amás de conocer de cerca’l llabor de Misiva, fíxose un miniconciertu n’acústicu con Humber y Óscar que va ser pa mi una de les alcordances más guapes d’esti humilde proyectu. 

Tamién en 2022, col aniversariu 10+2 tuvi la oportunidá de ver más de cerca a Misiva al encargame de la cobertoria del eventu. Nesi intre, nun entraba nel mio maxín nin de lloñe que la banda diba dar anuncia de la so separación dos años dempués. Pero sí. Al mio parecer, una de les meyores bandes de la música asturiana recién (y tamién una de les más infravaloraes) salía un 6 de marzu con un comunicáu nel qu’anunciaben la so despidida. Xusto meses dempués del fin de Desakato, llegaba otru xarru d’agua frío al panorama del punk-rock asturianu. 

«El 17 de mayu en Grau los que crecimos con Misiva de cualesquier manera, vamos volver a la primer llume, un momentu que va ser una alcordanza de lo realmente importante que foi pa la música asturiana un grupu como’l qu’agora se despide»

Misiva, una banda cola que siguir camín, una banda que siempre foi parte de la solución. Tres años en pie de xera y tres tocar n’escenarios tan importantes como’l del Tsunami Fest o’l Resurrection Fest y llevar como bandera la música n’asturianu. Asina, quince años dempués, queda la escena asturiana güerfana d’unu de los grupos que llevaron el punk-rock inclusive a un actu tan solemne como l’actu del Día de les Lletres Asturianes qu’entama cada añu l’Academia de la Llingua Asturiana.  

La última misiva del grupu moscón ta unviada y a piques d’aportar, el 17 de mayu na villa que los vio medrar xunto a dellos de los artistes que los acompañaron na so trayectoria. Ellí, los que crecimos con Misiva de cualesquier manera, vamos volver a la primer llume, un momentu que va ser una alcordanza de lo realmente importante que foi pa la música asturiana un grupu como’l qu’agora se despide.

De magar entós, vamos ser, pa siempres, foriatos na nuesa ciudá. Esa na que los cantares de los moscones namás van poder sentise como himnos, como parte de la solución d’un mundu que queda probe ensin ellos. Quédanos la so música, una de gran valir qu’hai que celebrar, como a ellos-yos presta dicir: xuntos, güei y siempre.

Mercar discos de Misiva

Dexa un comentariu

X