«Ensin esta dimensión céltica Asturies nun tien futuru»

Esti miércoles 10 facíase nel Antiguu Institutu de Xixón la presentación pública de dos trabayos distintos pero complementarios, per un llau taba’l volume recién publicáu tituláu El celtismu musical asturianu, una obra colectiva sobre esti movimientu sonoru que tanta influyencia tuvo y tien na música d’espresión asturiana, pel otru’l protagonista yera l’últimu discu del gaiteru gallegu Carlos Núñez, un trabayu conceptual alredor del Atlánticu européu y les tierres que lu comparten, de nome Celtic Sea. Nesta doble presentación participaben el coordinador del llibru Ignaciu Llope, l’ex Director Xeneral del Festival Intercélticu de Lorient y presidente de la Fundación Belenos Lisardo Lombardía, el musicólogu Llorián García y l’intérprete gallegu.

«Lombardía destacó que l’interceltismu asimila les diferencies de caún pa convertiles na fortaleza de toos»

Introdució l’actu Lombardía, faciendo alcordanza del artista vascu Eduardo Chillida, del que se cumplen agora cien años de la so nacencia y del que dixo qu’una frase suya marcáralu fondamente: «Orixinal vien d’orixe», una máxima que’l miembru de Belenos fixo de só y repetía siempre que podía. Darréu, quien fuere’l máximu responsable del mayor alcuentru musical celta del mundu, espunxo la so opinión sobre esti asuntu, afirmando que «ensin esta dimensión céltica Asturies nun tien futuru», al tiempu que rescamplaba cómo l’interceltismu asimila les diferencies «de caún pa convertiles na fortaleza de toos», anque tamién se mostró críticu col «mestizaxe pol mestizaxe, a lo xo, porque si a unes fabes-y eches un centollu tán bien bones, pero si mezcles una fabada con una paella…».

«García abogó por una mayor simbiosis ente estos dos mundos ente’l mundu celta y de la pandereta, afalando l’intercambiu d’esperiencies ente ellos»

El musicólogu y gaiteru componente de Dixebra, Llorián García, tuvo la intervención más académica, falando de lo que llamó la «modernidá céltica asturiana»; dando atención a cómo evolucionó la cuestión nos últimos años: «Depués de la crisis del 2008, la música asturiana escomienza a recomponese y failo dende unos parámetros distintos a los manteníos pol celtismu más ortodoxu, nun procesu nel que tienen más incidencia propuestes como les provenientes del mundu de la pandereta, por exemplu». Nesti sen, el ponente abogó por una mayor simbiosis ente estos dos mundos, afalando l’intercambiu d’esperiencies ente ellos y concluyendo que «el celtismu va sobrevivinos a toos nós».

«Llope repasó cómo unes músiques orixinalmente campesines supieron adaptase amañosamente a una sociedá post-industrial»

Pela so parte, Llope, trazó la xenealoxía del movimientu musical celta n’Europa, falando de los sos antecedentes yá nel sieglu XVII y cómo unes músiques orixinalmente campesines supieron adaptase amañosamente a una sociedá post-industrial. Defendió que n’Asturies esti procesu nun foi «una sustitución d’unes formes musicales por otres», ye dicir, que los elementos definitorios de la música tradicional asturiana nun se cambiaron por otros -escoceses, irlandeses, bretones…-, sinón qu’al travies del celtismu producióse esa adecuación d’ellos a una sociedá distinta a la del so orixe. 

Lisardo Lombardía y Carlos Núñez, dos figures claves del interceltismu musical

Por último, Núñez, escomenzó la so intervención faciendo referencia a «la metáfora que supón qu’ayeri saliera de Vigo, güei tea en Xixón y mañana actúe en Santander… tou un viaxe célticu pola nuestra mar…». Fixo incidencia en que les sociedaes de los países celtes «sabemos crear sistema, ehí tán les bandes de gaites o los festivales». Reivindicó’l propiu conceptu de música celta pa la que pidió respetu, afirmando que «si’l flamencu tien más de cien años, la música celta tien más de mil». Señaló tamién que notaba que n’Asturies había un altu grau de conocimientu sobre ella y que taben produciéndose trabayos perinteresantes, como yera’l volume colectivu que se presentaba nesi actu.

Pente’l numberosu públicu qu’acudió al Antiguu Institutu destacaba la presencia de representantes de les vieyes xeneraciones folkis del país como Xuan Prado y Franki Delgado, componentes de Beleño, o Fernando Montes, de Brenga Astur, y al empar de la nueva fornada de músicos como Héctor Aneiros, miembru de Guieldu. L’alderique posterior amosó l’interés qu’hai n’Asturies por esta cuestión, con intervenciones que trataron dellos aspectos rellacionaos con ella, nes que surdieron cuestiones de calter arqueolóxicu, históricu, xeopolíticu o identitaries.

Discos de folk n’asturianu a la venta na tienda

Dexa un comentariu

X